Episodios Olímpicos XIII. Jesse Owens. Berlín 1936.

Avatar of staff el fildeo
Episodios olímpicos xiii. Jesse owens. Berlín 1936.
Episodios Olímpicos XIII. Jesse Owens. Berlín 1936.

Los Juegos Olímpicos debieron efectuarse en 2020 en Tokyo, pero la pandemia del Covid-19 obligó a posponerlos. Se espera que a partir del 23 de julio de este 2021 se pueda efectuar la magna justa deportiva. Como preámbulo a esta cita, presentamos una serie de artículos que recrean las gestas, hazañas y anécdotas de varios atletas que han competido en  el escenario Olímpico. También la actualidad de varias disciplinas en el entorno olímpico y algunos de los atletas o equipos favoritos para estos Juegos de Tokyo.

James Cleveland Owens nació el 12 de septiembre de 1913 en Oakville, Alabama. El séptimo hijo de Henry y Emma Owens tenía 9 años cuando se mudaron a Cleveland, Ohio, en búsqueda de mejores horizontes.

Al llegar a Cleveland, James Cleveland (J.C) asistió a una escuela pública. El primer día de clases, cuando la maestra le preguntó como se llamaba, escuchó Jesse, en vez de J.C, debido al acento sureño del niño. A partir de ese momento J.C. fue conocido como Jesse.

Cleveland resultó poco próspero y la familia permaneció muy pobre. Jesse realizaba varios trabajos en su tiempo libre. Repartidor de alimentos, embalador, asistente de zapatería. En esos momentos fue que descubrió su afición por el atletismo, lo que significaría un cambio importante en su vida.

Un día en la clase de educación física el entrenador Charlie Riley  midió los tiempos de los estudiantes para las 60 yardas. Notó las condiciones naturales de Jesse y lo invitó a practicar con el equipo de pìsta y campo. Aunque se le dificultaba asistir a las prácticas por su trabajo. Riley se ofreció a entrenarlo en las mañanas y Jesse aceptó.

Jesse se convirtió en estrella de la pista en la secundaria East Technical de Cleveland. Allí igualó la marca de 9,4 segundos para las 100 yardas. En los Campeonatos Interescolares de Chicago volvió a marcar 9,4 segundos en 100 yardas

Muchas Universidades trataron de llevarse a Jesse. Él escogió la Universidad del Estado de Ohio. Allí encontraría una fuerte oposición más allá de las pistas. En 1933  Estados Unidos permanecía como un país de grandes diferencias raciales. Owens debió vivir fuera de la Universidad junto a otros atletas afroamericanos. Cuando viajaba con el equipo de atletismo, Jesse debía comer en el autobús o en restaurantes sólo para negros. También debía dormir en hoteles sólo para negros. Algunas veces un hotel para blancos permitía alojar atletas negros, pero estos debían salir por la puerta trasera y usar las escaleras en vez del ascensor. Debido a que no tenía beca universitaria, Jesse debió continuar trabajando a medio tiempo para costear sus estudios.

El 25 de mayo de 1935 en el Big Ten Meet de Ann Arbor, Jesse impuso tres records mundiales en un lapso de 45 minutos e igualó un cuarto. La semana anterior a la competencia Jesse la pasó con fuertes dolores de espalda  debido a una caída de unas escaleras, se temía por su participación. Recibió tratamiento el día de las competencias y convenció al entrenador para que lo dejara correr las 100 yardas. Cada reloj marcó 9,4 segundos para igualar de nuevo la marca mundial de la distancia. Esto convenció al entrenador para dejarlo competir en los otros eventos. 15 minutos después Jesse realizó su primer intento en el salto largo. Antes de hacerlo colocó un pañuelo blanco a 26 pies 2 pulgadas y media, la distancia del record mundial. Tomó impulso y voló hasta aterrizar a 26 pies 8pulgadas y un cuarto (8,13 metros), este récord tenía una vigencia de 25 años.

A pesar del dolor Jesse corrió las 220 yardas en 20,3 segundos para batir la vieja marca mundial por 3 décimas de segundo.

Los próximos 15 minutos Jesse corrió las 220 yardas con vallas y dejó un tiempo oficial de 22,6 segundos para dejar atrás la anterior marca mundial por cuatro décimas de segundo. Owens había completado una tarea nunca antes realizada en la historia de pista y campo.

Al final de su segundo año en la Universidad de Ohio, Jesse se dio cuenta que podía tener éxito en un nivel más competitivo. Entró a las eliminatorias para los Juegos Olímpicos de 1936, los cuales son conocidos como “Las Olimpíadas de Hitler”. Estos Juegos se realizaron en la Alemania Nazi. Hitler quería probar la superioridad de la raza “Aria”. Jesse tenía planes diferentes.

El 03 de agosto de 1936 logra el oro en los 100 metros planos al derrotar a Ralph Metcalfe por un metro. El 04 de agosto gana el salto largo después de escuchar los consejos de su rival alemán Luz Long. El 05 de agosto triunfa en los 200 metros planos. El 09 de agosto participa con el equipo de 4×100 metros y alcanza su cuarta medalla dorada. Fue el primero en la historia del atletismo de los Juegos Olímpicos en ganar 4 medallas de oro.

A pesar de su éxito, la inestabilidad financiera de los Owens continuó. Era muy difícil tener acceso a los negocios porque era negro. Owens debió abandonar la Universidad en el último año, para ayudar a su familia empezó a correr como profesional. En una época fue corredor por contrato, corría contra cualquier cosa, personas, caballos, motocicletas. La Liga Negra de Béisbol a menudo lo contrataba para correr contra caballos pura sangre en exhibiciones previas a los juegos. Jesse también corrió contra los beisbolistas más rápidos de las Grandes Ligas, siempre les daba una ventaja de 10 yardas antes de vencerlos.

También participó en numerosos actos públicos y logró convertirse en un gran orador. Le fue tan bien que fundo una empresa de Relaciones Públicas. Viajó por el país y habló en nombre de compañías como Ford y el Comité Olímpico de los Estados Unidos. Hacía énfasis en la religión, la lealtad y el trabajo duro. Patrocinó y participó en muchos programas deportivos juveniles en las zonas humildes..

En 1976 Jesse fue reconocido con el honor más alto que puede recibir un ciudadano estadounidense, el Presidente Gerald R. Ford lo galardonó con la Medalla de la Libertad. Jesse resistió segregación, racismo e intolerancia para demostrar al mundo que los afroamericanos podían competir en pista y campo.

El 31 de marzo de 1980 Jesse muere en Tucson, Arizona debido a un cáncer pulmonar.

Alfonso L. Tusa C.

Related Posts