¿Veremos a los Gigantes de San Francisco enfrentar a los Medias Rojas de Boston en la Serie Mundial de 2021?

Avatar of staff el fildeo
¿veremos a los gigantes de san francisco enfrentar a los medias rojas de boston en la serie mundial de 2021?
¿Veremos a los Gigantes de San Francisco enfrentar a los Medias Rojas de Boston en la Serie Mundial de 2021?

Una de las frases más motivadoras o retadoras del beisbol de grandes ligas reside en la vieja creencia de que los equipos de mejor marca en ambas ligas para el 4 de julio se verían las caras en el clásico de octubre. Tal vez en el beisbol de antaño cuando cada liga contaba con ocho equipos y los campeones de la temporada regular pasaban directo a la Serie Mundial, aquella especie de predicción resultaba más fácil de cumplir. Ahora con el doble de equipos y un laberinto de playoffs cada vez más intrincado que pareciera perderse en la maraña de sucesivos nuevos comodines, más que un reto, resulta un camino complicado para cualquier equipo al frente de su división el 4 de julio, poder atravesar las tres alcabalas antes de llegar a la Serie Mundial. En series cortas de cinco y siete juegos, cualquier cosa puede ocurrir, un equipo inspirado puede vencer a la novena dominante de la temporada regular, seguro que se deben reconocer sus méritos, pero también el dolor de quienes dominaron toda la temporada.

En la historia de la Serie Mundial existen muchos enfrentamientos inéditos que muchos han querido presenciar desde tiempos inmemoriales. Cuando los Gigantes estaban asentados en Nueva York jugaron la Serie Mundial ante los Medias rojas de Boston en 1912. En esa oportunidad los patirrojos vencieron a los Gigantes cuatro juegos por tres en una disputada serie donde hubo hasta un empate a seis carreras en el segundo juego, cinco de los siete juegos se decidieron por una carrera. Esos eran los Medias Rojas del cátcher Bill Carrigan, los jardineros Harry Hooper y Tris Speaker, y los pitchers Hugh Bedient y Joe Collins. Los Gigantes contaban entre otros ases con los lanzadores Christy Mathewson y Rube Marquard, el tercera base Buck Herzog, el cátcher Chief Meyers y el jardinero Red Murray.

Aún falta la mitad del camino por recorrer, muchos equipos que lideraban para el momento del receso del juego de estrellas se desinflaron y terminaron lejos de la azotea como los Filis de Filadelfia de 1964, o los Cachorros de Chicago de 1969, otros si mantuvieron el ritmo y pasaron de las cien victorias para ganar de punta a punta. En este caso, Medias Rojas y Gigantes parecieran tener las herramientas para al menos batallar por ese primer lugar de sus divisiones hasta el último día de la temporada, sin embargo los Medias Rojas tendrán que lidiar con el empuje de de los Rays de Tampa y después con los Astros de Houston o los Medias Blancas de Chicago en los playoffs. Los Gigantes por su lado deberán resistir el ataque de los Dodgers de Los Ángeles y Padres de San Diego y luego forcejear ante los Mets de Nueva York, Bravos de Atlanta o Cardenales de San Luis en los playoffs.

¿Se las ingeniarán las gerencias deportivas de Gigantes y Medias Rojas para conseguir las piezas apropiadas para mantener el primer lugar, mediante las transacciones directas permitidas hasta el 31 de julio o se valdrán de algunos movimientos tipo waivers (cuando algún equipo coloca jugadores en una lista de peloteros disponibles) en agosto y septiembre para encontrar la pieza requerida? Eso es parte del apasionante tablero ajedrecístico en que se convierte el beisbol de grandes ligas en la segunda mitad de la temporada.  Por el lado de Boston hay expectativa por ver como regresa Chris Sale luego de una prolongada ausencia debido a una lesión. ¿Será capaz de recuperar la mayor parte de la antigua fortaleza de su brazo de lanzar o de reinventar sus envíos para dominar a los bateadores? En cuanto a los Gigantes siempre será una gran adición el regreso de su prestigioso receptor Búster Posey.

Las series finales entre los Medias Rojas ante los Rays en el este de la Liga Americana serán sencillamente batallas muy intensas de tanta o más adrenalina que las que pueda haber en un potencial confrontación ante los Astros en la serie de campeonato. Igual puede decirse de las series pendientes entre Gigantes-Dodgers o Gigantes-Padres en el oeste de la Liga Nacional, en este caso la eventualidad de una serie de campeonato ante los Mets o los Rojos de Cincinnati, en apariencia no pareciera tan intensa, pero el beisbol siempre tiene guardadas sorpresas impactantes donde menos se las espera, por eso es un deporte tan apasionante.

Alfonso L. Tusa C. 15 de julio de 2021. ©

Related Posts