Roberto Clemente, el Jackie Robinson latinoamericano

Avatar of mike. Garcia
Para muchos el mejor puertorriqueño que jugó en Grandes Ligas, para otros una leyenda, así fue la vida de Roberto Clemente
Roberto clemente
Roberto Clemente

Las Grandes Ligas se encuentran de fiesta con la celebración del Día de Jackie Robinson, primer jugador afroamericano en la MLB, su trayectoria fue sorprendente y en su registro quedó demostrado su calidad como bateador, pero hubo otros jugadores que también pueden considerarse a la altura de la leyenda de los Dodgers, ese puede ser el puertorriqueño afrolatino, Roberto Clemente, quién también dejó su huella impregnada en la historia del béisbol.

Clemente nació en San Antón en la Ciudad de Carolina en Puerto Rico el 31 de diciembre de 1972, sus primeros años fueron tranquilos, sus padres buscaron darles a él y a sus hermanos una buena calidad de vida.

En sus primeros años de escuela, Clemente, no estuvo de lleno al béisbol, primero probó suerte en el atletismo en el lanzamiento de jabalina, fue ahí donde notó que tenía un buen brazo para lanzar, entonces decidió probar suerte en el diamante.

Su primer equipo fueron los, Cangrejos de Santurse en la Liga Invernal de Puerto Rico, a los 18 años Clemente tuvo su primera temporada (1952-53) en la cual jugó muy poco, pero en la próxima campaña se ganó la titularidad y terminó con .292 de promedio.

Los cazatalentos de las Grandes Ligas escucharon que en Puerto Rico había un muchacho que estaba llamando mucho la atención por su manera de lanzar, fue entonces que viajaron para verlo jugar, fue entonces que los Brooklyn Dodgers hicieron todo por quedarse con Clemente.

Roberto no debutó de inmediato en las Grandes Ligas, ya que en aquel tiempo las cosas fueron muy distintas a las actuales, por lo tanto, Clemente estuvo un tiempo en Ligas menores con los Montreal Royal, equipo en donde años atrás estuvo Jackie Robinson. En su única campaña, el boricua registró .257 (38 hits en 148 turnos) con dos jonrones y 12 carreras impulsadas.

Fue entonces que la vida cambió para Roberto, los Pittsburgh Pirates, llegaron a un acuerdo con los Dodgers y se hicieron de los servicios del puertorriqueño.

Cabe señalar que los Pirates se encontraban sumergidos en una auténtica crisis, ya que en sus últimas temporadas había sumado la dolorosa cifra de cien derrotas en las Grandes Ligas, pero, eso estaba por cambiar.

La llegada de Clemente a Pittsburgh no despertó una gran emoción en la afición, ni mucho menos en la prensa, pero sus actuaciones cambiaron las cosas, el puertorriqueño, en sus primeros 5 años (1955-1959), tuvo una participación ofensiva sólida, aunque solamente en una alcanzó un promedio de bateo arriba de .300

Para 1960, Clemente, ayudaría a los Pirates a conseguir el título de Serie Mundial al enfrentar a los Yankees, en la serie el puertorriqueño obtuvo un destacado promedio de bateo de .310.

A lo largo de sus años activo, Clemente, se destacó más en sus labores defensivas cubriendo el jardín derecho, en donde hizo espectaculares atrapadas, ya sea saltando o tirándose al engramillado, cosas que a la afición le agradaban bastante.

Pese a todo ello, Roberto, jamás tuvo los reflectores que se merecía, aunado a la segregación racista que recibía en cada partido.

Clemente continuó lo que Jackie Robinson inició en las Grandes Ligas. El puertorriqueño debutó en MLB ocho años después de que Robinson se convirtiera en el primer jugador afroamericano en las historia de la Liga.

“Mi madre y mi padre nunca me enseñaron a odiar a nadie, ni a menospreciar a nadie por su raza ni su color. Nunca hablábamos de eso”, dijo Clemente en un programa de televisión en octubre de 1972.

En esa entrevista, Clemente también habló sobre la indignación que sintió cuando debió esperar en el autobús del equipo mientras sus compañeros de equipo blancos cenaban en un restaurante donde él no podía entrar por su color de piel. Clemente le exigió al gerente general del equipo que les diera un carro particular a los jugadores negros para que pudieran moverse con más libertad, explica un artículo de MLB.

A pesar de todo, Clemente nunca guardó silencio ante las injusticias. “Me decían, ‘Roberto, mejor cállate la boca porque te van a mandar [a ligas menores]’ y yo decía ‘No me importa de una forma u otra. Si soy lo suficientemente bueno para jugar aquí, entonces tengo que ser lo suficientemente bueno para ser tratado igual que los otros jugadores’”, dijo.

El segundo anillo para Roberto y los Pirates, llegó en 1971 al enfrentar la Serie Mundial ante los Orioles, fue ahí donde mostró que tenía aún mucho que dar con su talento, Clemente fue el MVP al terminar con .414 (29-12) con dos jonrones y cuatro impulsadas.

La trágica muerte de, Roberto Clemente, llegó el 31 de diciembre de 1972, Nicaragua había sufrido un catastrófico terremoto y el puertorriqueño había decidido llevar víveres para los afectados.

La avioneta donde viajaba salió de Puerto Rico, pero no llegaría a su destino, ya que minutos después de haber despegado, un fallo provocado por la sobrecarga provocó que se desplomara, el cuerpo de Clemente jamás fue encontrado.

Un año después, en 1973, Clemente, ingresó al Salón de la Fama del Béisbol en 1973 mediante una votación especial. Es el único jugador junto a Lou Gehrig en ser elegido antes del tradicional periodo de espera de cinco años.

Hoy en el Día de Jackie Robinson, también recordamos la vida y talento de Roberto Clemente.

Síguenos en Google News

Telegram

O Instagram

O vente a platicar de beis en nuestro grupo de WhatsApp

Todas las noticias, rumores y las mejores jugadas de Grandes Ligas

Related Posts