PUBLICIDAD

QATAR

Rumbo a Qatar 2022: Pelé y sus 3 jugadas que no fueron gol en México 70

Pelé es sinónimo de gol, pero a continuación recordamos tres jugadas del brasileño que no fueron gol en el Mundial de México 70.

Ante la antigua y extinta Checoslovaquia

La imagen más recordada de aquel día fue el disparo de Pelé desde su propio campo que casi acaba dentro de la red. Una jugada antes vista. Tomó el balón en el medio campo y advirtió que el portero contrario, Ivo Viktor, se había ido de picnic. Lanzó una parábola de suave peligrosidad que durante unos segundos parecía que iba a ser el gol más hermoso del mundo, pero acabó a un lado de la portería.

En el segundo partido del Mundial México 70, Brasil enfrentó a Inglaterra

El arquero inglés Gordon Banks, le hizo a Pelé la que se considera la mejor parada de la historia de la Copa del Mundo. Bajo el deslumbrante sol de Guadalajara, Pelé martilleó un centro con la frente, picando el balón hacia la línea de cal. Hizo todo lo que un semidiós puede hacer para vencer a otro, pero la nación de Churchill no pierde por aire. Banks logró la mejor atajada de su vida, revolviéndose en la línea de cal para mandar el balón por encima del travesaño. Si no la has visto, vale la pena que lo hagas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En las semifinales

El regate sin balón de Pelé al portero de Uruguay se considera como una de las mejores acciones individuales de la historia de los Mundiales. Un pase lo dejó solo ante un guardameta leyenda, Ladislao Mazurkiewicz. En vez de controlar el balón o rematar rumbo a la meta, lo dejó pasar; la finta venció al portero, incapaz de descifrar esa jugada vacía. El Rey persiguió la pelota que se había enviado a sí mismo sin necesidad de tocarla. Estuvimos ante la asistencia de gol más rara de la historia. El 10 alcanzó el esférico en posición incómoda. Aún así, remató a puerta y estuvo a punto de anotar.

Si Pelé hubiera anotado en esas 3 jugadas

Lo recordaríamos menos. Quedaron en la memoria como jugadas rigurosamente imposibles. Pelé tuvo que pagar una singular cuota de goles no anotados. En el 70 ganó el Mundial en México. De manera más significativa, demostró que el fútbol importa por los goles, pero sobre todo por la ilusión de que puedan ocurrir.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fuentes: Speak Football y Balón Dividido (Juan Villoro).


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD