PUBLICIDAD

FÚTBOL

Luis Hernández narró ¡cómo sufrió un secuestro express tras hacer una broma!

Foto: Especial

Luis Hernández, legendario exfutbolista mexicano de paso por clubes como América, Necaxa, Cruz Azul y Boca Juniors, reveló en charla con Félix Fernández cómo vivió un secuestro express cuando regresaba a su casa tras acudir a una fiesta en casa de Ricardo Peláez, a quien dicho sea de paso le jugó una broma esa misma noche.

more

  • SÍGUENOS EN FACEBOOK
  • BUSCAN DESDE FRANCIA AL MEXICANO DIEGO LAINEZ
  • PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    "Dentro de esa historia que acabas de contar muy propia, íbamos mi compadre (Manuel Sol) y yo, llegamos como a las 8:30 o 9, ya estaba la casa llena; nos divertimos en la fiesta. En un vitrina vimos 40 o 50 patos, de Italia, de España, de Puebla, de todos lados, mi compadre fue el que dijo: 'vamos a chingarle unos patitos y mañana se los ponemos en el locker', y bueno, nos chingamos como entre 10 y 12 patos, te los podías echar a la bolsa".

    https://youtu.be/LmzjIDRE1cE?t=232

    Una vez que tenían en su poder los patos de Peláez Linares, el Matador se marchó a su hogar en Ciudad Satélite, Estado de México, y fue ahí donde un grupo de hombres armados lo sorprendieron y lo privaron de su libertad, señalando que pese a la situación dramática que vivía en ese momento pensó calmadamente.

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    "Me fui yo a mi casa, allá en Satélite; en frente de la casa donde yo había vivido oigo un chiflido, apenas me voy bajando me encañonan unos tipos, me pasan para atrás, yo tenía una camioneta blanca, una Silverado, me empezaron a decir de cosas, que me identificara, me identifiqué, como a los 20 minutos tú dices 'ya chingue a su madre, lo que sea', y empiezas a cotorrear con ellos".

    https://twitter.com/elmatadorpr/status/1283917943537950721

    El también exjugador de Los Angeles Galaxy y Monterrey añadió que siempre se mostró cooperativo, por lo que una vez que vaciaron sus tarjetas de crédito, lo dejaron en Iztapalapa, alcaldía al sur de la Ciudad de México, tomando de ahí un taxi hacia el hotel de concentración de los Rayos.

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    "Les di mis tarjetas, fueron a sacar dinero, después me llevaron a una casa, siempre todo el tiempo tapado de los ojos; cuando me botan por Iztapalapa, me dieron 100 pesos para el taxi y me fui al hotel Paraíso Rayos, ahí nos concentrábamos; al otro día hice la denuncia. El chiste es que me robaron la camioneta, unas cámaras que habíamos comprado, pero lo más lamentable es que también nos robaron los pinches patos y Peláez nos dijo 'qué bueno hijos de su pinche madre, eso les pasa por ojetes'".

     

    Show Player

    Podría interesarte
    PUBLICIDAD
    PUBLICIDAD