Lázaro Blanco terminó su temporada en la LBPN (Liga Profesional de Béisbol Nicaragüense) dejando buenos números y un legado imborrable. El cubano se ganó el respeto y la admiración de todos sus compañeros.

 

 

En la mañana del día 12 de noviembre, el año pasado, mi celular sonó. Me informaban de la nueva contratación que habían hecho los Leones de León, “Es un lanzador destacado en la Serie Nacional y del equipo Cuba, se llama Lázaro Blanco” me dijo Miguel Ángel Espinoz, periodista de la Nueva Radio Ya.

 

La espera al fin se terminó, después de dos meses con mucha incertidumbre ente los Leones y la FCB (Federación Cubana de Béisbol) por fin se cerró el acuerdo. Era la oportunidad de Lázaro, se probaría en una liga profesional donde su calidad va en ascenso cada temporada.

 

Blanco había tenido experiencia en La Liga de Béisbol Mayor de Panamá con Chiriquí y en la recién extinta liga Can-Am con los Capitales de Quebec. Pero sus principales actuaciones habían sido con el equipo Cuba en Series del Caribe y Clásicos Mundiales.

 

 

Esta vez el reto era distinto, lanzar en una liga profesional con la etiqueta de ser el mejor abridor de la selección cubana generaba más presión. Pero Lázaro es un pitcher con vasta experiencia, registra más de 1400 innings  en la Serie Nacional de Béisbol con más de 100 triunfos, estaba preparado para el siguiente objetivo.

 

La primera fase del campeonato culminó y los Leones pasaron al Round Robin, el oriundo de Yara terminó cuarto en efectividad (3.00) y quinto en promedio de bateo adverso OAVG (.276), ponchó a 32 rivales y solo caminó a siete en 27 entradas.

 

 

 

“Me siento bien, estoy lanzando fácilmente 91 y 92 millas, además voy conociendo mejor a los rivales, con la ayuda de mis compañeros el trabajo se me ha hecho más fácil” me dijo Lázaro cuando cerró la etapa regular.

 

Los Leones quedarían eliminados en el Round Robin con balance de (4-7), no pudieron retener su corona. Lázaro cumplió con las expectativas fijando un récord de (4-3) en ocho salidas, publicó una efectividad de (3.38) y  fue tercero en poches (41).

 

 

El cubano pudo ser tomado de refuerzo, pero según las fuentes, su contrato era para jugar con los Leones de León, no tenía opción para ser cambiado. Por eso concluyó su actuación en LBPN. Las fuentes también nos confirmaron que hay un equipo que lo pretende para la final, pero debe negociar un nuevo acuerdo con la FCB.  Esa opción parece difícil.

 

 

 

 

Al final del trayecto, el granmense, tuvo una gran temporada y terminó ganándose el respeto y la admiración de sus compañeros. Puede ser que no veamos a Blanco otra vez en la tierra de Dennys Martínez, pero ya el cubano dejó su huella en LBPN.

 

 



Show Player