Un 14 de enero 14 de enero del 2018, se llevaba a cabo la ronda divisional en la NFL, donde uno de los partidos era el de los New Orleans Saints con marca de 11-5 visitando a los Minnesota Vikings de 13-3.

Ambos equipos habían hecho grandes temporadas, se esperaba un gran encuentro y así fue, el equipo ganador tenía que visitar a los Eagles una semana después en el campeonato de la NFC.




Minnesota se iba al frente en la primera mitad 17-0, pero los Saints sorprenderían dando la vuelta anotando 21 puntos sin respuesta en la segunda mitad.

Los Vikings tomarían la ventaja de nuevo con un gol de campo en el cuarto periodo, dejando 1:29 en el reloj y a los Saints con un tiempo fuera.




Pero vendría Drew Brees y conseguirí una serie que los dejaría en territorio de gol de campo anotando el 24-23 con tan solo 25 segundos restantes y un tiempo fuera por parte de Minnesota.

Lograrían mover el balón por ahí de la yarda 44, casi medio campo, y así faltando solo 9 segundos para que acabara el encuentro viene el pase de Keenum a Stefon Diggs, la jugada es simplemente espectacular pero viene acompañada de un error por parte del defensivo secundario de los Saints.




Y así los Vikings viajarían a Philadelphia con la esperanza de ser el primer equipo en la NFL en jugar el Super Bowl en casa. Pero serían vapuleados 38-7 por los Eagles.

De igual manera el milagro de Minneapolis quedará en la historia como uno de los mejores momentos en la NFL.






Show Player