Brandon Ingram y Lonzo Ball fueron dos de los tres jugadores que fueron traspasados a New Orleans Pelicans a cambio de Anthony Davis, sin embargo, desde su llegada a NOLA, su efectividad de juego va en aumento, y a lado de Zion Williamson, podrían ser un equipo de cuidado en la NBA.

Lonzo Ball y Brandon Ingram eran el supuesto futuro de Los Angeles Lakers, sin embargo, una llegada de LeBron James y su manera de acaparar la franquicia para agarrar a sus amigos para poder jugar en la NBA, cambió los planes, enviándolos a New Orleans a formar parte del equipo de Zion Williamson y Jrue Holiday.

Aunque no era lo que Lonzo e Ingram esperaban, este traspaso los ayudó a “madurar” en cierta forma, y lograr una mayor libertad en su juego en cómo perciben la NBA hoy en día.




El dato más duro y  efectivo de este dúo hasta ahora es la cantidad de triples encestadas. En una NBA que ha evolucionado de ser un juego de dunks a uno de triples, este par ha logrado doblar su efectividad y porcentaje de triples dentro de la cancha.

Ahora, junto con Josh Hart, Zion Williamson y Jrue Holiday, estos dos jugadores estarían dentro de una rotación con mucho talento que explotar, y con la disciplina adecuada, incluso un equipo de miedo que ningún equipo de la NBA está listo para enfrentar.

Show Player

 



Show Player