A unos días de regresar al octágono, Cody Garbrandt, dejó ver su lado más humano y señaló que tuvo mucho que pensar en este año que estuvo sin actividad, por lo tanto, espera realizar una buena pelea este fin de semana dentro de la cartelera de UFC250, ante el brasileño Raphael Assunsao.

Luego de su derrota ante Pedro Munhoz el pasado 2 de marzo del 2019, Cody tuvo un tiempo para recuperar sus heridas y pensar en su futuro.

Con ello, reconoció que hizo las paces con sus demonios y se declara listo para la pelea ante Raphael Assunsao.

“Solo necesitaba, en primer lugar, salir de mi zona de confort y reavivar ese amor por las peleas. Necesitaba un cambio. Y la única forma de hacerlo era salir de mi zona de confort, alejarme de mi familia, salir de esa comodidad que construyes dentro de tu vida. No necesito reinventar la rueda. Fueron pequeñas cosas que no estaba haciendo bien. Simplemente descubrieron mis fortalezas y aprovecharon mis debilidades.

Añadió que no se quita de la mente el recuperar el título.

“Estoy obsesionado con mejorar, con ganar. Estoy aquí para ser el mejor. Nunca lo he hecho por dinero. Siempre he querido ser el mejor. Ahora estoy buscando recuperar el título. Quería ser el mejor del mundo, trabajé par serlo. He luchado contra mis demonios y estoy aquí para sentarme en el trono de nuevo. Sea quien sea quien tenga delante, lo voy a noquear. Voy a sostener el título hasta que sea el momento de abandonar el deporte”.

 

Show Player

 



Show Player