Por Carlos Moreta – El Moretablazo (@CarlosMoreta01) Redes)

Desde la llegada del siglo 21, cursando una tercera década desde entonces, la MLB se ha dado el lujo de proyectar en cada juego carreras hacia el Salón de la Fama, tales como jugadores actualmente activos como Albert Pujols, Max Scherzer, Clayton Kershaw y un sinnúmero más peloteros; pero alguien con su llegada clara a Cooperstown es el señor Zack Grinke.

Para fundamentos de un jugador poder llegar a ser exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown, se tiene que llevar el criterio de diez temporadas de dominio y consistencia total por el pelotero, siendo Zack Grinke un jugador que en su decimoctava campaña se mantiene como “el primer gandul”, pero además llevar de aliado desde premios, ponches y partidos ganados.

Tras su victoria el pasado miércoles en MLB, Zack Grinke de la mano de los Astros de Houston sumo su victoria 215 en Grandes Ligas, colocándose a tan solo un triunfo de alcanzar a los legendarios Charlie Hough y Curt Schilling (216); mientras a tan solo cinco del inmortal del Salón de la Fama y ex lanzador dominicano Pedro “El Grande” Martínez.

Registrando marca de 7-2 este 2021, los planetas parecen estar alineados ante un grande del deporte de la pelota y el bate como Zack Grinke, quien no solo pudiera sobrepasar las victorias cosechadas por Pedro Martínez, sino también sus 2,755 ponches de por vida, con solo 695 boletos; efectividad de carreras limpias de 3.38 en su carrera y promedio de bases por bolas más hits por entradas lanzadas de 1.16, son solo una pequeña parte de lo gigantesco que ha sido Zack.

Manteniendo marca de 215 victorias con 128 derrotas, son solo un numerito frio de lo inmenso que ha sido Zack Grinke, quien suma en su cuenta personal 300 aperturas de calidad lanzadas (estadística que se toma en cuenta por aperturas donde un abridor consigue seis entradas lanzadas de 18 outs y tres o menos carreras permitidas), superando lanzadores históricos como Roger Clemens (249 salidas de calidad en su carrera) o Randy Johnson (174).

Sin dudas la carrera de Zack Grinke ha sido de las de mayores trascendencia desde su debut en 2004, jugador que con 37 años de edad y cursando su temporada 18 en MLB, aún se mantiene como una figura vigente en el béisbol, quien al finalizar este 2021 estaría acudiendo a la agencia libre, lanzador que de conseguir un contrato por dos temporadas más podría alcanzar marcas como los 3,000 ponches; un viejo ganador del Cy Young, seis participaciones en el juego de estrellas y dos títulos de efectividad.