Gary Sánchez tendrá este año, en nuestra opinión, la última oportunidad de demostrar que esta para ser un catcher de MLB con los Yankees.

Entre rumores de una posible salida, críticas durísimas por su defensiva y baja a la ofensiva del año pasado, pero con el apoyo de Boone y la directiva y, además, un nuevo contrato de $5 millones de dólares, el Kraken llega a esta temporada con el objetivo de consolidarse como el receptor oficial de los Yankees.

La lucha no será facil, los Yankees han mandando a traer al venezolano Chirinos para que sea uno de los catchers personales de Cole y el joven Higashioka parece día a día consolidarse como la joven promesa en la receptoria para NY.

La solución parece obvia: mover al Gary a la 1B y aprovechar ese bate que si se ha enfriado tal vez sea por culpa de la presión mental de tener que jugar como catcher y las criticas salvajes que le llovieron al dominicano desde el año pasado.

Pero la última palabra la tendrá Sánchez que ha decidido empezar el año pegando un monstruoso cuadrangular en su segundo juego de spring training. Un tablazo que de momento parece reclamar su lugar en el line up titular de los Yankees.




“No muchos humanos pueden pegarle a la pelota así… y esa es la razón no te das por vencido con un talento como ese”, ha dicho el comentarista David Cone sobre el tremendo bombazo.

Una frase que resume de forma magistral al Gary que hemos visto los últimos años: capaz de destrozar una pelota, pero irregular como pocos.

¿Será este el año del Gary? Sea lo que sea parece que esta es la última llamada para quien parecía llamado a hacer historia con Yankees y se ha quedado como una decepción de Grandes Ligas.



Show Player