Domingo Germán ha hablado ya sobre su lesión y lo que ha dicho no ha dejado nada contentos a los fans y directiva Yankees 

De acuerdo a su versión de los hechos, Germán empezó a sentir una severa molestia en la cadera desde hace dos semanas. El dolor, de hecho, era tan insistente que afecto sus últimas dos salidas.

Pero en lugar de reportar el dolor a su manager o equipo médico, Domingo decidió no decir nada para no ir a la lista de lesionados y ya que consideró “que el dolor pasaría y no era nada para alarmar al equipo”.

El viernes, en el juego de Yankees vs Indios,  finalmente el dolor se hizo poco soportable entre la cuarta y quinta entrada, logrando lanzar hasta la sexta, pero afectando su desempeño.

La decisión del pitcher, vista a la distancia, ha sido de una irresponsabilidad tremenda, pudiendo haber ocasionado una lesión aún más grave al pelotero, pero también afectando la posible decisión sobre la firma de Keuchel.

Múltiples medios señala que al final, los Mulos del Bronx han decidido no hacer un empujón final para convencer a Dallas Keuchel, quien terminó decidiendo por Atlanta con una diferencia de sueldo mínima.

Tal vez si hubieran sabido la situación de Domingo Germán habrían hecho ese último intento y el destino de Yankees y Dallas habría sido muy diferente.