Vera Clemente, una de las mujeres más queridas y respetadas del béisbol y quien fuera la esposa del gran Roberto Clemente, falleció ayer a la edad de 78 años en San Juan Puerto Rico

Vera no fue sólo la viuda de Roberto Clemente: a la muerte del carismático y legendario pelotero, Vera continuo con audacia e integridad su compromiso con la comunidad latina y su labor humanitaria.

Al frente de una ONG fundada en honor a Clemente, Vera apoyó desde ahí la educación de la comunidad latina en Estados Unidos y varios proyectos de desarrollo social.

Embajadora de la buena voluntad de la MLB, también dedico su tiempo a promover la practica del deporte entre jovenes de todo el mundo. Convirtiéndose, sin duda, en una figura irreemplazable entre los que amamos este deporte.

Desde acá nuestro reconocimiento eterno. Descansa en paz, Vera.