Ayer Yoenis Cespedes decidió bajarse de la temporada 2020 por “motivos relacionados con el Covid 19“, dejando a los Mets sin bateador designado y reafirmando su status de uno de los peores contratos de los últimos años en la MLB.

La forma en que hizo el anuncio, desapareciendo del campamento y ausentandose del juego sin avisar a la directiva o manager de Mets ha abierto la puerta a las especulaciones que señalan que el coronavirus ha sido un pretexto.

Y no nos malinterprete: ante la situación actual de salud en Estados Unidos, cualquier pelotero que decida bajarse de la temporada de Grandes Ligas no debe ser cuestionado; pero Yoenis tiene una capacidad singular para “enturbiar todo”.

Basta recordar que el año pasado los Mets lo acusaron de haber violado su código de rehabilitacion y así haber empeorado su lesión de un tobillo tras caer de un caballo.




Los Mets, que pagaron por cuatro años de Cespedes $110 millones de dólares, le han visto jugar desde su firma en el 2016 sólo 259 juegos.

$424,710 dólares por juego.

¿Mal negocio? Nosotros diríamos que de los peores.

La salida de Céspedes de esta temporada parece poner fin a su carrera de MLB. Aunque con el cubano nunca se sabe, ¿habrá alguien que quiera volver a arriesgarse con “la Potencia“?

 

 



Show Player