Guillermo Liñares -.

Los últimos dos juegos de Miguel Cabrera han sido una fotocopia de lo que fue el maracayero en su época de esplendor en Grandes Ligas: puro poder. El maracayero ha dado tres cuadrangulares entre miércoles y jueves, con un total de nueve carreras remolcadas y cinco imparables en diez turnos para promedio de .500.

 

Cabrera tiene por delante cinco juegos para alcanzar este mismo año a Harold Baines en hits (2864 tiene Miggy y 2866 dio Baines), y además solamente está a 3 fletadas de dar caza a Honus Wagner en el renglón de más producidas en Las Mayores: 1729 del venezolano por 1732 del miembro del Salón de la Fama.

A cuatro años de la muerte de José Fernández; un talento perdido en el mar

El maracayero con el décimo bambinazo de 2020 se ubicó a solo seis de Lou Gehrig y Fred McGriff en el puesto 28 entre los máximos jonroneros del béisbol en la historia. Son cifras que acrecientan su legado y que lo dejan en una buena posición de cara a lograr esos hitos en 2021.

 

Imagínense a este Cabrera en una campaña de 162 juegos. Si en casi 60 tiene los mismos jonrones de 2019 (12 dio el año pasado) nada nos hace pensar que no podría culminar con 25-30 vuelacercas en una situación “normal”. Justo cuando empezaba a carburar con regularidad la temporada está a punto de terminar para dar paso a los playoffs. Una pena pero con la mira en un 2021 lleno de metas por lograr.

 

Para cerrar: el bateador designado tiene en los últimos siete juegos una línea de .320 BA, con 4 HR, 12 RBI y 1.170 de OPS. Lo que viene a ser también cuatro pa’ la calle en sus últimos 20 turnos. Promedió de uno por cada cinco veces al bate. Descomunal.



Show Player