Desde su debut en 2011 con los Arizona Diamonbacks; Paul Goldschdmidt descolló por su bateo descomunal y su excelente defensa en primera base.

A partir de ese entonces, año tras año, su notable rendimiento era en un hecho que no trascendía por el limitado impacto de su franquicia respecto a clasificar a postemporada, pero igual sus números estaban ahí y sus bates de plata así como sus participaciones en Juegos de Estrellas dan fe de ello.

Se volvió común que después de un comienzo lento en cada campaña, pasado un mes, Paul empezará a levantar para terminar a toda máquina.

Su llegada a los Cardenales de San Luis en 2019 acaparó todos los titulares y si su andar fue lento en esa temporada, Goldschmidt pudo cerrar con casi 30 jonrones y 100 impulsadas; siendo pieza clave en la clasificación de los pájaros rojos a los Play Off.

Luego de la atípica edición de 2020 en el circuito MLB; Goldschmidt ha comenzado bien arriba en los primeros 6 juegos, en los cuáles promedia para 308 de average, producto de 8 hits en 26 turnos; algo que ilusiona a los fanáticos.

A pesar de no haber pegado ningún cuadrangular; todos saben que estos no tardarán en llegar, más con Paul en semejante estado de forma.

Estimados lectores, hablamos sin dudas de uno de los bateadores con mayor consistencia en Las Mayores y este inicio de temporada, pudiera augurar una línea ofensiva con 40 jonrones y más de 100 empujadas.



Show Player