Hace unos meses las Grandes Ligas sacaron un video que hacia referencia a algunas de las “reglas no escritas” del béisbol, el comercial tenia la voz del legendario Ken Griffey Jr y concluía: “Let The Kids Play” (“dejen jugar a los chicos”). Y hacer bat flip.

Las Grandes Ligas, según cualquier métrica que quiera usar de parámetro, están perdiendo la guerra contra la NFL y la NBA, las otras dos ligas de deporte profesional en Estados Unidos.

Y aunque el año pasado las franquicias de las Mayores registraron ganancias récord y los contratos de sus jugadores son los más altos de todo el deporte en USA, el número de personas que van a los estadios este año está decreciendo alarmantemente, hay poca competitividad en la liga y los jóvenes cada vez se identifican menos con el que fuera “el Rey de los deportes”.

¿Por qué la gente ya no va a la pelota?

Varias teorías hay tratando de explicar el fenómeno y en general existe un consenso sobre que está “matando” al béisbol de las Mayores: la falta de inversión de la mayoría de sus equipos, la rigidez de los derechos de transmisión y difusión, la duración de los juegos y algo que llamaremos “falta de alegría”.

El béisbol es percibido por los jóvenes como un juego serio y aburrido, con demasiadas reglas y números que nadie entiende o de donde salen a tener en cuenta.

Y una de esas reglas no escritas del béisbol a las que hacia referencia el video Let The Kids Play, nos dice que los peloteros no deben celebrar, festejar o mostrar excesivo entusiasmo al momento de hacer una jugada grande.

Está mal visto y los jugadores que no siguen la regla son tachados de indisciplinados o poco serios. Puig y su famosa lengua de fuera, Machado,  o cualquier bat flip de cualquier pelotero, son sólo un ejemplo.

Las Grandes Ligas están tratando de acercar a una nueva generación y para hacerlo están tratando de presentar al béisbol como un deporte entretenido, espectacular y capaz de entretener sus aficionados.

Pero el bat flip de ayer de Anderson hizo enojar a más de uno, provocó una pelea que vació las bancas de White Sox y Reales y ha dado para la polémica en las últimas horas. ¿Fue exagerado, innecesario? ¿Los bat flips ayudan o no al béisbol? ¿Hace más espectacular al béisbol que los peloteros muestren sus emociones?

Por supuesto nadie quiere ver a un montón de señores con caras serias y aburridos jugando al bate durante cuatro horas, pero por acá creemos que lo que se está obviando en la discusión es que lo que los fans quieren ver y lo que hace al béisbol espectacular no son las celebraciones.

¿Bat flip sí o no?

Por simple que parezca, lo que los fans quieren ver es mejores batazos, jonrones en momentos importantes o ponches perfectos, a la ofensiva o la defensiva (no importa) lo que se quiere es mejor béisbol. Un bat flip es sólo una consecuencia, algo que acompaña, lo importante es que se de el batazo. O el out. O el robo de base. O la atrapada espectacular. O un strike perfecto.

Que los peloteros arriesguen más y vayan por más. No que  se celebre más. Tal vez de ayer lo que más molesta es lo irrelevante del batazo de Anderson. Un jonrón solitario en un juego que de cualquier forma perdieron los Medias blancas. El bat flip a la distancia parece excesivo.

No es que no queramos más emociones y festejos en el béisbol, pero eso no va a salvar a la pelota.

“Let The Kids Play” (“dejen jugar a los chicos”) dice el nuevo mantra de las Mayores. Sí que jueguen y celebren, como quieran celebrar con bat flips o lenguas de fuera o que hagan berrinche, pero que primero jueguen.

anderson bat flip

 



Show Player