En publicaciones anteriores, dimos a conocer que los Houston Astros firmaron con contrato de MLB al prospecto cubano Narbe Cruz. Recientemente, El Fildeo se acercó al talentoso pelotero para conocer un poco más de su corta carrera.

Narbe, de más de seis pies de altura y 185 libras de peso, participó en el Panamericano Juvenil de 2018 celebrado en Panamá. En el campeonato nacional de la categoría, el oriundo de La Habana bateó para 281 en 114 turnos. Pego cinco dobles y un jonrón, al tiempo que remolcó 14 carreras. En 12 intentos de robo, solo lo capturaron en tres oportunidades.

¿Cómo diste tus primeros pasos en la pelota?

– Con cinco años, mi abuelo me llevó a un campo de beisbol en el municipio de Marianao. De esa forma, comencé.

El muchacho, que cumplirá 20 años el próximo primero de octubre, suele defender la segunda y tercera base, aunque también juega los jardines. En la Serie Nacional 2019-20, el infielder vistió la franela de los capitalinos Industriales, equipo más ganador de las justas cubanas con 12 coronas.

A las órdenes del mánager Rey Vicente Anglada, Narbe Cruz copiló para 200 en 30 comparecencias ofensivas.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

¿Qué significó para ti representar a los Azules?

– Cumplí uno de mis sueños al jugar con Industriales. Desde pequeño iba al Estadio Latinoamericano y anhelaba defender esos colores. Para mí, significó una hermosa experiencia.

¿Cuánto te aportó contar con un mánager como Rey Vicente Anglada, tres veces campeón de Cuba?

– Anglada me enseñó a no desesperarme. Tan solo tenía 18 años, y cuando eres tan joven, no siempre están las oportunidades disponibles. Pero, gracias a Rey, fortalecí mi mente de cara a empeños mayores.

De afianzarse en los Astros, Narbe podrá compartir en los diamantes de MLB junto a otros compatriotas como Yordan Álvarez, Aledmys Díaz, Cionel Pérez, y en especial, su ídolo Yulieski Gurriel.

Como casi todos los cubanos que arriban al béisbol organizado estadounidense, Narbe también tiene una historia que contar:

– Tomé un avión hacia Haití. Luego, crucé la frontera hasta República Dominicana en un trayecto muy peligroso donde tuve que caminar mucho. Después de un mes en suelo dominicano, ingresé en la Academia de Carlos Paulino en enero del presente año.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

¿En algún momento viste lejana la posibilidad de firmar?

– Sinceramente, me he preparado muy bien. He mejorado el bateo y el fildeo, unido a mis capacidades físicas. A pesar de la situación de la pandemia, el profe Paulino me dejó claro que contaría conmigo. Gracias a Dios salió mi agencia libre y pude firmar.



Show Player