“Las perdidas serán bíblicas” es la frase dramática con la que Tom Rikkets pretende resumir la posición de los dueños de la MLB en las negociaciones con el sindicato de peloteros en busca del reinicio de las Grandes Ligas.

Tom Rikkets, uno de los dueños socios de los Cubs, ha dado una entrevista exclusiva a ESPN (que conveniente, uno de los socios directos de la MLB).

El empresario que tiene una fortuna valuada en $900 millones de dólares, ha dado ahí su punto de vista y lo que parece ser el punto de vista de los dueños de la MLB.

“Los fans creen que nadamos en dinero. Pero no sacamos nada de los equipos, el dinero que ganamos lo reinvertimos, sacamos nuestros costos y el resto se lo damos al general manager para que mejore el equipo”, ha explicado en la entrevista.




“Las perdidas serán biblícas y los 30 equipos de la MLB han hecho lo que pueden”, ha agregado.

Pero el problema, como han señalado algunos, no es lo que pase esta temporada. Se entiende que habrá perdidas y todos han estado dispuesto a hacer concesiones: la pregunta es como un exitoso empresario de $900 millones de dolares (que ni siquiera es el único dueño del equipo) no tiene para absorver un año de perdidas.

Y así como el dueño de Cubs, todos los dueños de las franquicias de las Grandes Ligas que andan llorando por los pasillos.

¿Cómo se puede venir de más de cinco años consecutivos de ganancias históricas, sin una sola perdida de acuerdo a la explicación de Rikkets, y ahora no poder mantener en la nómina a los peloteros de las menores o la gente que trabaja en los estadios?




Scott Boras, el poderoso agente de la MLB, es uno de los personajes que ha señalado esa contradicción. A la que Rikkets tiene también una respuesta:

Scott Boras no conoce nuestros libros, no sabe nuestros números”.

Y ahí llegamos a otro problema.

Durante años los dueños se han hecho millonarios (o no según este dueño) en la mayor de los secretos. Sin compartir información financiera con los peloteros de MLB.

Y ahora que las perdidas han llegado y piden solidaridad de los jugadores, el problema es que siguen sin querer mostrar los libros dejando fuera a los peloteros de la contabilidad.

Sin embargo y con cinismo, el dueño de los Cubs concluye: “espero que podamos tener juegos esta temporada. Hay escenarios en los que no jugar podría ser mejor para nosotros financieramente. No queremos eso”.

¿Será? ¿Usted le cree al hombre de los $900 millones de dólares que no tiene para pagarle $400 dolares mensuales a un pelotero de menores de MLB?

 






Show Player