Aunque parezca demasiado pronto para afirmar que Nolan Arenado batea fuera del estadio Coors Field de los Rockies de Colorado donde jugó hasta la temporada 2020 de MLB, menos de dos semanas de acción de béisbol de las Grandes Ligas no sería suficiente como tamaño de muestra para hacer un juicio definitivo. Pero después de la temporada acortada del año pasado, las señales positivas y los númeritos que está mostrando Arenado con los Cardenales de San Luis su nuevo equipo en el Big Show 2021, luego de sus problemas en el home en 2020 podría significar mucho.

Después de todo, 2020 se parecía poco a un año típico. La campaña de 60 partidos se jugó en medio de una pandemia sin aficionados en las gradas. Llegó después de un descanso de cuatro meses. Y los peloteros también tuvieron que adaptarse a una nueva regla, una que ya no está en vigor, que prohibía los videos en el juego.

No fue exactamente fácil para los bateadores desarrollar una rutina. Con el béisbol de MLB volviendo a la normalidad en 2021, no es demasiado pronto para decir que el bateo de Nolan Arenado está de regreso.

Nolan Arenado, siguió siendo un incondicional defensivo la temporada pasada, pero su producción ofensiva se desplomó mientras luchaba contra una lesión en el hombro izquierdo. Antes de 2020, Arenado era uno de los bateadores más consistentes del juego, conectando 37 jonrones o más en cada temporada y registrando las siguientes marcas de OPS desde ’15 -19: .898, .932, .959, .935 y .962, respectivamente.

Traspasado de los Rockies a los Cardenales en un impresionante intercambio en febrero de 2021, el jugador de 29 años no parece perderse los límites amigables para los bateadores del Coors Field. Nolan Arenado se embasó en cada uno de sus primeros nueve juegos con San Luis, bateando dos jonrones y un doble de 110.6 millas por hora, su conexión más fuerte en cinco años.

Con información de Thomas Harrigan de MLB.com.

Imagen de UPI.




 



Show Player