Para usar esos short que usa Rougned Odor se necesitan bolas, también para robarse el home como se lo robó hoy vs los Atléticos

Rougned Odor no es un pelotero normal e inevitablemente siempre al mencionarlo recordamos aquel legendario derechazo que le propino a Santana en la aquella pelea entre Reales y Rangers.

Derechazo de campeón olímpico.

Odor, decíamos, no es un pelotero normal. Pero sí un pelotero con bolas. Y de uranio. Por qué para robarse el home se necesita ser un loco, un loco rapidísimo de piernas y con bolas de uranio.

Y Rougned Odor tiene ambas: lo necesario para robarse el home en un juego profesional de las Grandes Ligas.