Larry Walker fue un jugador de excelencia con el bate, el guante y corriendo bases, pero tuvo el pecado de jugar con los Rockies de Colorado y cargar con ese estigma.

Posiblemente parezca una superstición o algo sacado de un libro de hechizos, pero para muchos, jugar con los Rockies de Colorado es pasar a ser desapercibido. No importa si logras ganar un título de bateo o liderar la liga en jonrones o carreras impulsadas, jamás vas a ser mirado con igualdad, debido a que jugaste en el Coors Field de Colorado, uno de los parques más amigables para batear en grandes ligas, y por eso, puedes ser hasta desacreditado como una estrella genuina del deporte.

Cuando también jugó para los Expos de Montreal y  los Cardenales de San Luis, la verdad es que sus grandes momentos de gloria, fueron con Colorado. Durante su tiempo allí, fue campeón bate en tres ocasiones, MVP del 1997 y ganó 5 de sus 7 guantes de oro como jardinero derecho.

Los escritores le critican porque se aprovechó de jugar en Colorado y por lo tanto piensan que sus numeritos están inflados. Pero esas excusas se desvanecen cuando vamos al análisis de su labor defensiva. No solo por los guantes de oro acumulados sino por las asistencias que hacía desde el jardín izquierdo.

Al Salón de la Fama van jugadores que suelen estar en un sitial estadístico exclusivo, como los 3 mil hits o los 500 jonrones. Si hablamos de exclusividad, es casi como hablar de Larry Walker. Es el único jugador de la historia en conseguir una carrera con .310 de promedio, 300 jonrones y 200 bases robadas.

Es uno de dos jardineros derechos en conectar 300 jonrones, robarse 200 bases y tener 150 asistencias defensivas. El otro jugador responde al nombre de Hank Aaron.

Solo 20 peloteros en la historia tienen promedio de .300, porcentaje de llegar a base de .400 y Slugging de .500 y Walker es uno de ellos.

Lleva mas de 10 años en la papeleta para ser elegido al Salón de la Fama y no ha recibido el 75% mínimo de apoyo de los cronistas para ser ingresado al recinto de los inmortales. Y la razón que muchos dan para no apoyarle, es por su tiempo en Colorado. Lo cual refleja el sesgo mediático que un jugador recibe por no jugar en equipo de ciudades más comerciales como Boston, por ejemplo.

Esa agenda en contra de los jugadores de Colorado es más evidente cuando tenemos a pasados jugadores como Jim Rice y Carl Yastrzemski que a pesar de ser mucho mejor bateador en Boston y no tener grandes números de visitante hoy son miembros del salón de la fama. Walker de visitante tuvo promedio de .278 un porcentaje de llegar a base de .370 y slugging de .495. 

Si quieren apreciar la injusticia contra Walker, vean las estadísticas de Rice y Yastrzemski en la carretera y en su casa en Boston.

 

Jim Rice y Yaz boston statst

Tomemos el caso de David Ortiz, quizás un jugador consagrado por ser una gran fuerza ofensiva. Si comparamos su promedio de bateo como visitante y en casa, notaríamos una gran diferencia de cerca de 30 puntos. Con esto no digo que Walker es mejor que Big Papi, no obstante, establezco que ningún jugador puede ser penalizado por aprovechar las dimensiones o las particularidades del parque donde juega su equipo.

David Ortiz datos

 

Sin ánimo de exagerar, Walker era como el Mike Trout de su época y tal vez fue opacado por el estigma de jugar para un equipo de mercado pequeño.

Al terminar su carrera, acumuló un promedio de .313, 383 jonrones y 1,311 impulsadas. Tendrás razón si dices que no tiene números mágicos como Willie Mays o Ted Williams. Pero sus numeritos en porcentaje de base, slugging y sus cifras defensivas son dignas de admirar. Su .565 de slugging es superior al de leyendas como Hank Aaron, Stan Musial o inclusive el gran Mickey Mantle.  Walker, Mays y Alex Rodríguez son los únicos jugadores en la historia en la historia con un slugging mayor a .550 y más de 200 bases robadas.

En términos defensivos no solo tuvo 7 guantes de oro, a nivel de por vida es el noveno jardinero derecho con más cantidad de dobles jugadas realizadas. Supera en esta categoría a Roberto Clemente y a Vladimir Guerrero. Estamos hablando de un jugador de 5 herramientas en cualquier liga y tiene los números exclusivos para ser un hall of famer.

 

 



Show Player