Brock Holt rigthfield de los Medias Rojas de Boston protagonizó otro de los bloopers de la campaña 2019 de MLB ante batazo de Hunter Pence de los Rangers de Texas.

Está claro que en el béisbol nadie quiere cometer errores y el que no los hace es porque sencillamente no juega, pero si los cometes así no te lo anoten por la dificultad de la jugada o porque sencillamente fue mental debes tratar de enmendarlo ahí mismo lo más rápido posible en la misma jugada si es posible y no como hizo Holt ante el batazo de Pence:

Si algo se le debe y puede criticar a un pelotero es no jugar con intensidad como la que mostró el RF de los Red Sox después de fallar en el batazo del jugador de los Vigilantes, quien sí jugó y corrió con intensidad hasta anotar con jonrón dentro del campo.

El resumen de la jugada lo dice la cara de Mookie Betts al recoger la bola la cual al parecer todo el mundo sabía donde estaba menos Holt, quien incluso se ríe después de la jugada como si nada hubiese pasado y ni golpeado o lesionado estaba ni quedó.

Si bien no la vamos a catalogar como la pifia del año por lo difícil del batazo, pero está ahí, ahí.