Normalmente los jardineros de Astros de Houston son de los más confiables a la defensa en todas las Grandes Ligas, pero como a todos de vez en cuando se les va la liebre

Michael Brantley y Jake Marisnick se hicieron bolas, no supieron si llegarle o no al elevado de Edwin Encarnación y todo terminó en un bochornoso doble para el pelotero de Marineros.

Por cierto, los rumores ponen a Encarnación con los Astros (acá la nota), así que tal vez Brantley y Marisnick hayan decidido darle chance a quien se rumora fuertemente sea su próximo compañero de dougout. XD