Codere 🔥
Grandes Ligas
Beisbol
LMB
Box
NBA
Qatar

MLB (GRANDES LIGAS)

Anécdotas Pintorescas Beisboleras

Por: elfildeo 31 de diciembre de 2020

El verdadero atractivo de las historias de beisbol reside en las diversas versiones, los distintos enfoques que las personas tienen. A veces se sabe que el cuento es más mito que hecho real, pero esto solo hace la historia más interesante, como la siguiente.

more

  • HERMANOS CON LOGROS MÁS SORPRENDENTES EN GRANDES LIGAS
  • Algunos dicen que esto ocurrió en un entrenamiento primaveral, en el campamento de los Rojos de Cincinnati. Otros dicen que ocurrió en plena temporada regular en el Crosley Field de Cincinnati. El único acuerdo es que el hecho ocurrió entre 1969 y 1970. En el montículo estaba el otrora lanzallamas Jim Maloney, el que lanzó sin hits ni carreras por diez innings ante los Mets de Nueva York el 14 de junio de 1965 para luego perder el juego 1-0 en el undécimo tramo; el que el 19 de agosto de 1965 lanzó sin hits ni carreras para vencer 1-0 a los Cachorros de Chicago en diez innings, y entonces el 30 de abril de 1969 lanzó otro no-hitter para los Rojos de Cincinnati. Hay quien dice que no era Maloney el que estaba en el montículo, sino Gerry Arrigo. De todas formas, me parece que la historia es mejor con Maloney. El tipo de Fresno que una vez ganó 23 juegos en una temporada, había perdido la fuerza en el brazo de lanzar. Johnny Bench ya era un buen cátcher en los primeros años de su carrera. Cuando Bench notó que la recta de Maloney carecía de intensidad, fue al montículo dos o tres veces para sugerirle que lanzara envíos quebrados o curvas. La próxima vez que Maloney lanzó su recta, Bench se quitó la mascota y recibió la pelota con la mano limpia. Entonces gritó hacia el montículo: “¡Ves a lo que me refiero!”

     

    Cada vez que se escucha que un pelotero se lesionó intentando capturar un batazo profundo en los jardines, es inevitable pensar en Harold Patrick Reiser, mejor conocido como Pistol Pete, el primer novato en ganar el título de bateo de la Liga Nacional con .343 en 1941. Ese año también lideró la liga en triples, carreras anotadas, bases totales, porcentaje de slugging, y empató con Johnny Mize en dobles con 39. También recibió dos pelotazos en el rostro y chocó contra la pared de los jardines en una ocasión.

    Durante el inicio de una gira en Chicago que después continuaba hacia Cincinnati en 1942, Pete tenía 19 imparables en 21 turnos al bate. Bateó de cinco-cinco en el primer juego de una doble cartelera en Chicago, y largó otro en el segundo, la única ocasión cuando no fue pasado por bolas. Su promedio de bateo era .391.

    En un juego de doce innings en San Luis, Enos Slaughter bateó una línea a lo profundo del jardín central, Pete persiguió la pelota y la atrapó. En el fildeo se golpeó contra la pared y después soltó la pelota. Se movió un paso y se derrumbó. Se despertó en el St. John Hospital, donde el Dr. Robert F. Hyland le dijo que dejara de jugar por esa temporada. Dos días después, con la cabeza aún cubierta de vendajes, Pete tomó el tren hacia Pittsburgh.

    El manager de los Dodgers de Brooklyn, Leo Durocher le pidió que se pusiera el uniforme, solo para animar a sus compañeros desde el dugout. El manager prometió no ponerlo a jugar. En el décimo cuarto inning los Dodgers tenían dos corredores en base. Ken Heintzelman era el pitcher de los Piratas. Durocher no tenía más bateadores emergentes, Reiser fue a la batera y tomó un madero. “Ya tienes un emergente”, le dijo.

    Bateó una línea sobre segunda base para remolcar la carrera ganadora, pero Pete no pudo pasar de primera base, allí colapsó y despertó en el hospital. Cuando Durocher fue a visitarlo le dijo: “Eres el mejor pelotero que tengo con solo una pierna y un ojo”.

     

    ***

     

    Aquella noche, Dwight Evans, el mismo que hiciera la atrapada fantástica del sexto juego de la Serie Mundial de 1975, el que ganó ocho guantes de oro como jardinero derecho en la Liga Americana, que fue líder en porcentaje de fildeo (.994 en 1976), carreras anotadas (121 en 1984), boletos (1981,1985, 1987), OBP (.403 en 1982), ordenaba sus pertenencias para irse al estadio de beisbol.

    Antes que llegara a la puerta de la calle, uno de sus dos hijos, que estaba convaleciente en cama debido a una cirugía reciente para aliviar su neurofibromatosis, lo llamó. “Papá, quiero que batees dos jonrones para mí”. Evans se acercó a su hijo y lo besó en la frente. “Haré lo posible para conseguir esos dos jonrones hijo”. Evans sabía que era muy difícil predecir un jonrón en MLB, pero su amor, su deseo de hacer sentir bien a su hijo lo llevó a hacer esa promesa. Esa noche Evans no pudo conectar los jonrones, así que una vez más, sin importar si los Medias Rojas habían ganado o perdido, él se bañó, se vistió y regresó a casa. Trató de entrar a casa lo más silencioso que pudo. De todas formas, su hijo lo llamó. “Tranquilo papá, sé que hiciste tu mejor esfuerzo. Sé que los pitchers de grandes ligas son difíciles hasta para batearles un sencillo”. Evans fue hasta la habitación de su hijo. “Algún día batearé esos dos jonrones para ti. Ya verás”.

    La noche siguiente el hijo se sentía mal por los puntos de sutura de la cirugía y se durmió temprano. Alrededor de las diez y media de la noche, su mamá entró en la habitación y encendió la luz. “¡Hijo, hijo, despierta! ¡Adivina que! ¡Tu papa ha bateado el segundo jonrón para tí!”

    El muchacho trató de levantarse y mostró una mezcla de sorpresa y disgusto. “¡Maravilloso! ¡Sabía que mi papá podía hacer eso! Pero ¿por qué no me llamaste cuando bateó el primer jonrón?” La madre le respondió que quería darle la noticia completa.

    Alfonso L. Tusa C. Parte de este artículo fue publicado en Inglés en The Hardball Times/Fangraphs 16 de enero de 2019.

    display Banner Mobile/AMP

    (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

  • Síguenos en Google News
  • Telegram
  • O Instagram
  • O vente a platicar de beis en nuestro grupo de WhatsApp
  • Todas las noticias, rumores y las mejores jugadas de Grandes Ligas
  •  

     


    Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: