Las memorias del béisbol suelen acordarse solamente de los jugadores de Grandes Ligas. Sin embargo, numerosos exponentes del Rey de los Deportes han demostrado su calidad en otros circuitos, que si bien no cuentan con el nivel de MLB, tampoco carecen de exigencia. En el caso del ex lanzador panameño Lenin Picota, las bolas y los strikes le permitieron conocer el mundo.

¿Cómo recuerda sus inicios en la pelota?

-Comencé algo tarde en el béisbol, a eso de los 9 o 10 años. Practiqué muchos deportes en la infancia como fútbol, baloncesto y natación.

El 18 de diciembre de 1983, Picota llegó a la organización de los Cardenales de San Luis, a partir de entonces, comenzaría un periplo de más de dos décadas por el beis profesional.

¿Con qué armas contaba para dominar a los bateadores?

-Mi recta alcanzó hasta 96 mph, también utilizaba la sinker con frecuencia y le lanzaba pegado a los bateadores. 

>>Al llegar al béisbol organizado de los Estados Unidos, firmé con una curva; pero esta llegaba un poco lenta por lo que me insistieron en cambiarla por una slider. Tardé varios años en adaptarme a esta transición, no me sentía cómodo con la slider. 

>>A los 30 años aprendí el cutter, un lanzamiento que me ayudó bastante en mis últimas temporadas. Dominaba, además, el split-finger.

¿Qué significó para usted firmar con los Cardenales de San Luis con tan solo 17 primaveras?      

-Los Cardenales mostraron interés en mí desde los 16 años. Me invitaron al campo de entrenamiento antes de firmar, lo cual me abrió los ojos. Mis padres me apoyaron en ese importante paso.

Jugadores o entrenadores que más le ayudaron…

-Para mí, los Cardenales representan una de las mejores organizaciones de Estados Unidos. Allí aprendí de buenos coaches como Bob Milliken y Mark Riggins. Ellos nunca se impacientaron conmigo, me ayudaron en la mecánica de lanzar y en otras cuestiones técnicas.

Picota exhibió sus mejores registros en Las Menores de los Cardenales durante las temporadas 1986 (G: 6, P: 2, INN: 85.1, PCL: 2.00) y 1988 (G:11, P:10, INN: 143.1, PCL: 2.89) con los Savannah Cardinals y Cardenales de San Petersburgo respectivamente. En 1992, el diestro panameño incursionó en los Expos de Montreal.

Tras firmar con los Expos, le asignaron la función de cerrador en la que conquistó excelentes resultados ¿A que se debió?

-En realidad los Expos pensaron en mí como abridor. Luego, me enviaron al béisbol invernal en Venezuela, y cuando llegué, el cerrador americano de los Tigres de Aragua se marchó por cuestiones personales. Entonces, conversaron conmigo para cerrar y obtuve excelentes resultados en esa función.

>>Al reincorporarme a la Doble A, me ponen de acomodador. Sin embargo, el taponero no realizó bien el trabajo, y le sustituí.

Como apagafuegos de los Senadores de Harrisburg, Lenin Picota ganó cuatro desafíos, perdió tres y salvó 26 para encabezar este departamento en la Liga del Este. Su efectividad quedó en 1.88. Abanicó a los tres bateadores que enfrentó en el All Stars Game de la Doble AA, razón por la que le premiaron con el MVP del choque. 

“Estuve muy cerca de ir a Grandes Ligas, pero la huelga de los jugadores lo arruinó todo” nos cuenta Picota como preámbulo del siguiente capítulo de su carrera.

¿Por qué viajó a Taiwán?

Decidí marcharme a China en 1994. Venía de una campaña regular en Ligas Menores con las filiares de Montreal y Seattle Mariners. Me convertí en agente libre. Varias franquicias trataron de contactarme por mi buena temporada en la Liga Venezolana, mas no tomé en cuenta esas ofertas. 

>>Mi padre (René Picota), que fue scout, me aconsejó quedarme en Estados Unidos pero me invadía la desmotivación por malos reportes que dieron de mí en Seattle.

Len disputó cinco temporadas en Taiwán entre 1994 y 2005 con balance de 50 victorias y 38 derrotas. En dicho torneo, defendió a los Mercury Tigers, Taipéi Gida y Sinon Bulls, según refleja el sitio Baseball Reference.

En 2005, Picota lideró la liga en victorias con foja de 16-8 y par de rescates. Apareció en el tercer escaño de PCL con registro de 2.16. Por si pareciera poco, contribuyó en la consagración de los Bulls en la Taiwan Series.

Cuatro años antes, los Expos de Montreal habían llamado al canalero para el Sprint Training:

“En 2001, los Expos me invitaron a los entrenamientos primaverales por mi gran actuación en un evento internacional desarrollado en Panamá. Mi recta andaba por encima de las 95 millas, pero me lesioné el nervio cubital del codo y me dolía al lanzar la recta. Entonces, me dieron de baja. Pasé Liga Atlántica con el Nashua Pride donde encabecé las victorias (15), los ponches (161) y concluí cuarto en promedio de limpias (3.04). Ese brillante rendimiento me permitió debutar en la Liga Coreana (KBO).”

Los Samsung Lions acogieron a Picota durante su debut en la KBO. Len sumó otro título a su palmarés tras una campaña de 6-6 con 14 salvamentos y PCL de 3.51. En 2003, Picota culminó con 2-6, 15 rescates y 3.86 de efectividad mientras lanzaba para Hanwha Eagles.

“Considero la Liga Coreana la tercera mejor, detrás de la MLB y Japón. Ningún otro panameño ha jugado en Corea.” refiere Lenin sobre su paso por la KBO.

¿Qué diferencia el béisbol caribeño del asiático?    

-Conté con el privilegio de participar en casi todas las Ligas Invernales: en Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela, México, Nicaragua, etcétera. En comparación con los asiáticos, los latinos salen al terreno más entusiasmados. 

A lo largo de su dilatada trayectoria, Picota también lanzó para el Seleccionado Panameño en disímiles competencias internacionales. Precisamente en La Habana, capital de Cuba, el ex pelotero vivió dos importantes certámenes.

Copa Intercontinental 2002…

-Quedamos en tercer lugar, pero nos quitaron la medalla porque unos miembros del equipo arrojaron resultados positivos de dopaje. Yo figuraba como primer pitcher del plantel, no obstante me resfrié y solo pude tratarme con medicinas naturales para no consumir sustancias prohibidas. 

Copa Mundial de 2003…

-Rafael Medina y yo ganamos tres juegos cada uno. Resultó una bonita experiencia. Blanqueé a Nicaragua en cuartos de final con alrededor de 125 lanzamientos. Vencimos a Japón en las semifinales. Seguidamente, viajamos a La Habana, y nos enfrentamos a Cuba por el primer lugar.

>>Le dije al mánager que solo le podría resolver un inning, pero en el segundo capítulo se nos complicó el juego. Tuve que avanzar hasta el séptimo con solo dos días de descanso, pues la final estaba empatada.

>>Perdimos el oro, pero me ganaron cansado (sonríe). De los cubanos, Frederich Cepeda me generó más problemas.   

¿Qué sensaciones experimentó al rivalizar contra Puerto Rico en el Clásico Mundial de 2006?

Permití dos hits en cinco episodios ante aquel conjunto boricua. En esa alineación de ensueño encontrabas nombres como los de Javi López, Bernie Williams, Carlos Beltrán, Iván Rodríguez, Alex Cora, en fin…

>>Nos preparamos bien, realicé el trabajo, aunque solo me autorizaban 65 lanzamientos. Dejé el juego igualado a uno.

Picota asistió al Clásico de 2009 y al Pre-Clásico de 2017 como coach de picheo de los panameños. En la actualidad, dirige al Tren del Norte de la Liga Profesional Nicaragüense. Sueña con timonear en la MLB de cara al futuro, otra de sus metas desde el banquillo, consiste en clasificar con su país, o cualquier otro, a un Clásico Mundial. 




 

 



Show Player