PUBLICIDAD

MLB (GRANDES LIGAS)

José Urquidy le dedica la Serie Mundial de los Astros de Houston a México y Mazatlán

El relevista mazatleco celebró con los Astros de Houston la segunda Serie Mundial de la franquicia

José Urquidy se convirtió ayer en el mexicano número 15 en ganar un anillo de Serie Mundial; el primero fue Horacio Peña con los Atléticos de Oakland en 1973 y el más reciente había sido Julio Urías con los Dodgers de Los Ángeles en 2020.

En medio de la celebración, Urquidy dedicó la Serie Mundial a su país, México y el lugar que lo vio nacer: Mazatlán, Sinaloa. “Me siento muy contento, muy orgulloso aquí con todos mis compañeros y de todo el trabajo que vinimos haciendo toda la temporada, desde el Spring Training, contento por eso y este trofeo es para todos nuestros fans, para la gente de Houston, para mi gente de México, en especial de Mazatlán, Sinaloa”, expresó el relevista de 27 años.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El mexicano solo vio acción en el Juego 3 de la Serie Mundial, cuando los Astros perdían por 7 carreras a 0 después de que el pitcher abridor Lance McCullers permitió cinco jonrones de los Phillies en su labor de apertura.

Sin embargo, Urquidy fue una pieza clave para los Astros de Houston en la temporada regular como miembro de la rotación abridores del equipo en esta temporada 2022 de Grandes Ligas, cuando Lance McCullers y Justin Verlander se encontraban en la lista de lesionados.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A pesar de que Urquidy tuvo un inicio de temporada complicado, el mexicano pudo reponerse gracias a algunos cambios en su repertorio de pitcheos, como la decisión de quitar una recta cortada que apenas empezó a lanzar en el offseason de la Campaña.

“Empecé la temporada batallando mucho, la verdad. Empecé muy mal. Antes de que empezara la temporada yo añadí un pitcheo más a mi staff que fue una recta cortada. La tiré en Spring Training, la tiré a principio de temporada y yo creo que eso me estaba afectando, porque es un pitcheo que practiqué muy rápido en offseason y lo vine tirando a principios de temporada y era un pitcheo muy cómodo para los bateadores. Cuando no le hacían swing siempre era bola entonces decidí dejarlo de tirar pasando los primeros dos meses de temporada y empecé a tirar más mi slider. Yo creo que cuando empecé a hacer eso se empezó a reflejar en los números. Empecé a ganar más juegos, un poco más de ponches, llegaba a 6 - 7 innings. Y yo creo que fue eso”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El mazatleco acabó la temporada con récord de 13 victorias y 8 derrotas. En 164 innings pitchados permitió 154 imparables, 74 carreras y propinó 134 ponches, para concluir con efectividad de 3.94 y 1.17 de WHIP.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD