Aparentemente la situación de la tribu apunta a reconstrucción, sus debilidades se han notado más que su poderío, quienes quedan en la historia como el gran bochorno que en la era de los extra-bases han posado como perdedores en partidos sin hits dos veces en sus primeros 31 juegos de temporada de MLB.

Antes del partido de los Indios este sábado, las cosas no lucen como otro año donde serán parte de los grandes competidores de la Liga Americana, organización que por cualquier ángulo que se le apunte las cosas giran hacia una clara reconstrucción de su plantel.

No es de dudar de la experiencia como dirigente de Francona, pero un inicio más aterrador no podía ser filmado para la novela. Un colapso que no solo se produce en su ofensiva, sino también un cuerpo de lanzadores intermitente como las dos luces laterales de una motocicleta.

En 31 partidos en este inicio de temporada, antes de salir al terreno el sábado, los Indios han sido golpeados con dos No-Hitter en su contra, siendo los primeros desde los White Sox en 1917 que atraviesan este camino lleno de clavos en tan corto lapso. Además, claro, si contamos todas las blanqueadas serian cuatro en este trayecto.

Los Indios de Cleveland atraviesan sin dudas una etapa escalofriante, quienes a penas producen un porcentaje de bateo combinado de .206, el segundo peor de toda la MLB. Mientras, una efectividad en sus lanzadores de 3.56, ubicado en el octavo lugar de la liga, además de estar en el octavo puesto de juegos salvados.

Antes de su juego del sábado…

Si existe algo que nos han mostrado los Indios donde son resistentes es en su pitcheo, quienes desde sus fincas han sacado un material nivel súper estrella en la última década de MLB. Su inquietante colapso en el madero, ha llevado a este servidor a pensar en una clara y llana reconstrucción en los próximos años, aprovechando dos piezas que podrían garantizar el éxito de este plan.

Ver nuevas figuaras en sus filas como Andres Gimenez, podrían garantizar el futuro de esta organización. Las grandes caras de los Indios sin dudas son los dominicanos José Ramirez y Franmil Reyes, esto tras la salida del boricua Francisco Lindor, quienes sin dudas llenarían los ojos de cualquier organización en busca de postemporada.

Teniendo un jugador franquicia como Shane Bieber, sería una propuesta ideal como el futuro de toda una cuidad, mientras la ofensiva se somete a una reconstrucción a base de prospectos por dos estrellas establecidas de toda la MLB.



Show Player