Los Medias Rojas de Boston pelaron al Salón de la Fama de Major League Baseball (MLBGrandes Ligas).

En 1972 los Red Sox dejaron pasar la firma de Gary Carter, catcher y jardinero, para MLB por la siguiente razón:




Quizás los Medias Rojas no firmaron a Carter porque tenían a Carlton Fisk en la receptoría.

Pero los Red Sox lo pagaron en 1986, cuando perdieron la Serie Mundial con los Mets y continuaron con la maldición del Bambino (Babe Ruth).