Guillermo Liñares-.

307 fueron los jonrones que conectaron los Mellizos de Minnesota en 2019. La cifra fue repartida entre Nelson Cruz con 41, Max Kepler con 36, Miguel Sanó con 34, Eddie Rosario con 32 o Mitch Garver con 31 como los bateadores con más estacazos durante la campaña pasada. Además, fueron el segundo equipo tras los Yankees en carreras anotadas con 939. Síntomas de una ofensiva diseñada para batear, para producir extrabases y para seguir en 2020 con la misma línea (llevan ya 12 cuadrangulares en la naciente zafra).

Carlos Carrasco tendrá este sábado su segunda apertura de la campaña ante el famoso “Bomba Squad”, después de reaparecer la semana pasada ante los Reales de Kansas City como miembro de la rotación de los Indios de Cleveland. Solamente dos carreras y diez ponches en seis innings recetó el “Cookie” en su vuelta al cuerpo de iniciadores aborígen, convirtiéndose también en el tercer venezolano con 25 o más juegos de diez abanicados, tras los 50 de Johan Santana y los 35 de Félix Hernández. El barquisimetano también escaló hasta la quinta posición en la historia de Cleveland entre los lanzadores con diez ponches, al llegar a esos 25 que también ostenta Trevor Bauer con la Tribu. Su siguiente reto es Herb Score, quien está en la cuarta posición.

Carrasco tiene un reto duro este sábado en Target Field, irá a su salida 27 de por vida ante el equipo de Minneapolis y su saldo no es favorable:: tiene 7-10 con efectividad de 4.10 ante ellos en 11 años en Grandes Ligas.

El reto es mayor hoy, después de no estar en el cuerpo de monticulistas de Terry Francona desde mayo de 2019 – antes de que le fuese detectada la leucemia – y empezar a rendir desde la semana pasada como tercero en el orden, hoy se mide a la toletería más peligrosa del béisbol.

El venezolano ya demostró que le gustan las cosas difíciles, seguro esta vez no será la excepción.



Show Player