Rob Manfred (comisionado de la MLB) y AMLO (presidente de México) se reunieron hoy después de la última (y muy exitosa) Mexico Series, ¿qué discutieron?

De acuerdo a la agenda oficial, AMLO y Manfred hablaron un poco de los resultados de las Mexico Series, dos series de temporada regular y una de spring training que se jugaron en Monterrey y que por donde se vea fueron un éxito (exposición mediática, público, derrama económica).

También discutieron de las 9 academias que el Gobierno de México abrirá para formar a los peloteros del futuro y tratar de cumplir la imposible promesa de 60 peloteros mexicanos en Grandes Ligas para el final del sexenio.

Y de la posibilidad de que México vuelva a ser sede los próximos dos años de algunos juegos de temporada regular (esta vez tal vez en el nuevo estadio de los Diablos Rojos). Este un tema casi confirmado de que así será, después del éxito en Monterrey, por las propias Grandes Ligas.

Pero hay un tema más relevante y que no estuvo en la agenda (por lo menos la oficial) y es la posibilidad de que alguna ciudad de México se convierta en sede de una franquicia de Grandes Ligas. Una posibilidad aunque lejana, no imposible.

AMLO y Manfred, se dice, de hecho ya han discutido la idea en reuniones privadas, según fuentes.

Monterrey, Tijuana, Mexicali, Saltillo o hasta la Ciudad de México se han barajado como las posibles sedes. Las primeras por cercanía, la CDMX por su potencial económico. También se dice que en las Grandes Ligas no descartan la idea, con varias franquicias de las Grandes Ligas buscando cambiar de ciudad o en riesgo de desaparecer. Y aunque todavía falta mucho por definirse, el plan sigue avanzando.

Las Mexico Series en Monterrey han sido una prueba. Y la afición mexicana, estadio y organización ha aprobado con 10.