Es inevitable observar una especie de película escondida en algún lugar de los archivos mentales cuando fallece un ser querido o uno de aquellos héroes deportivos de la niñez y la adolescencia. Cuando leí la noticia en los periódicos digitales este lunes 24 de agosto los primero que me vino a la mente fue aquella combinación alrededor de segunda base que Hermoso conformó con Enzo Hernández desde finales de los años 1960s hasta mediados de los 1970s, para mí fue la mejor combinación venezolana de esa época en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, ejecutaban las jugadas de rutina y las sensacionales, de alguna manera conformaban parte de la piedra angular de aquel equipo de Tiburones de La Guaira capaz de asistir a ocho finales seguidas entre 1964 y 1972, en esas instancias La Guaira alcanzó cuatro títulos y Hermoso ganó con ellos los de 1968-1969 y 1970-1971, torneos en los cuales bateó para .276 en 60 juegos y .287 en 47 encuentros respectivamente.

Lideró a los bateadores en las series semifinales de las temporadas 1969-1970 (ante Cardenales de Lara) con promedio de .462 en trece turnos al bate, y 1972-73 (ante Leones del Caracas) con .444 en veintisiete turnos al bate.

Experimentó su mejor campaña en LVBP en la justa 1972-1973 cuando bateó para .304 con 78 imparables en 61 juegos, 33 carreras empujadas, 28 anotadas, además de ejecutar una jugada  espectacular al lanzarse a través de su cuerpo sobre un línea bajita a un costado de la intermedia para tomar la pelota casi a ras de la grama del right center field corto. Las fotos aparecieron en los diarios y la revista Sport Gráfico. También en un juego de comienzos de los años 1970’s contribuyó junto a Enzo Hernández a que La Guaira igualara una marca de dobleplays en un juego para LVBP con cinco. Junto a Robert Marcano en tercera base y Oswaldo Blanco en la inicial, conformó junto con Hernández un infield totalmente venezolano, de gran nivel defensivo y ofensivo, el cual difícilmente encuentre parangón en toda la historia de LVBP, principalmente porque en aquella época los peloteros jugaban mucho más de la mitad de los encuentros de la ronda eliminatoria.

De sus once temporadas en LVBP, jugó nueve con Tiburones de La Guaira (1966-67/1974-75), una con Tibuleones de Portuguesa (1975-76) cuando los equipos de la capital se fusionaron y fueron a jugar a la ciudad de Acarigua al no llegar a un acuerdo para rentar el estadio de la Universidad Central de Venezuela, y su temporada final la experimentó con los Navegantes del Magallanes, desempeñándose principalmente como bateador designado y en ocasiones esporádicas como antesalista o segunda base, en esa ocasión alcanzó su tercer campeonato en LVBP.

El primer contacto de Remigio Hermoso con el beisbol de alta competencia ocurrió en el campeonato mundial de beisbol juvenil escenificado en Caracas en agosto de 1960, entonces aunque no era regular en la novena venezolana, si colaboró al entrar al final de varios juegos para reforzar la defensiva. El equipo venezolano logró los máximos honores de ese campeonato al vencer a la representación cubana con marcador de 2-0. Diecisiete años más tarde se encargó de la selección juvenil venezolana como manager, entonces realizó un trabajo exhaustivo y minucioso desde la coordinación de varios torneos nacionales posteriores al campeonato nacional juvenil, donde observó más detalladamente a los peloteros más destacados para conformar una preselección de la cual emergió el combinado que viajó hacia Argentina para participar en otro campeonato mundial juvenil. La preparación de ese equipo incluyó la observación de varias películas de Series Mundiales de grandes ligas, y juegos ante los equipos de beisbol profesional que entrenaban para el inminente inicio de la temporada de ese año. Hermoso condujo a ese equipo, que incluía a peloteros como Norman Carrasco, Alfredo Pedrique, Carlos Leal, René Nieto, Jesus Tiamo, Carlos Gil; a ganar el título de campeones, venciendo nuevamente a los cubanos en el desafío decisivo.

En grandes ligas tuvo actuaciones fugaces con los Bravos de Atlanta (1967) y Expos de Montreal (1969-1970), cuando finalmente parecía encaminado a su mejor temporada en la gran carpa con los Indios de Cleveland (1974) se lesionó seriamente al sufrir fractura en una pierna luego de chocar aparatosamente con Don Baylor mientras este avanzaba hacia segunda base. Ese accidente significó el fin de su carrera en grandes ligas y el inicio de su retirada del beisbol profesional, no pudo volver a ser el mismo jugador.

Hermoso nació en Puerto Cabello, Carabobo, el 01 de octubre de 1945. Lo más probable es que Pedro Padrón Panza, con aquella pupila y aquella diligencia incansable para escudriñar prospectos beisboleros, haya estado involucrado en la firma de Remigio Hermoso para jugar beisbol profesional.

Alfonso L. Tusa C. 27 de agosto de 2020. © Publicado en mi página Facebook.



Show Player