PUBLICIDAD

LIGA MEXICANA DE BEISBOL

Los Blanqueos de Graciliano Parra

  Entre algunos de los cultores actuales del juego, a veces pareciera haber cierta confusión respecto a lo que significa un blanqueo (

shutout

en jerga beisbolera inglesa) se piensa o se habla de blanqueos cuando lo que logró el

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

pitcher

fue lanzar seis, ocho; o (en otros tiempos) hasta nueve o diez

innings

en blanco (en caso de

extrainning

) pero debió salir del juego. Un blanqueo es un juego completo de nueve, o más entradas (en caso de

extrainning

) que se acredita un

pitcher

cuando su equipo gana sin que el rival anote carrera alguna. En ese sentido hay lanzadores que experimentaron momentos importantes en sus carreras, aunque luego no fue posible extenderlos como para estabilizarse. Este es el caso del

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

pitcher

venezolano Graciliano Parra quien por momentos a mediados de los años 1960s parecía establecerse como uno de los mejores serpentineros de la liga venezolana de beisbol profesional, además de asomar algo de ese brillo en la liga mexicana de verano hacia finales de la misma década. Aunque no logró alcanzar las expectativas que sobre él se hicieran los buscadores de talento y los entendidos del juego, algunos asumen que por falta de constancia, a lo largo de su trayectoria en el beisbol profesional llegó a lanzar hasta doce blanqueos, una cifra apreciable para alguien que duró relativamente poco tiempo en el juego. Ante la dificultad para disponer de los box scores de los blanqueos de las ligas menores y la liga mexicana, se intentará recrear la maestría, el esfuerzo de Graciliano Parra al menos en tres de los cuatro blanqueos que propinó en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, todos con los Navegantes del Magallanes. Su primer blanqueo en el beisbol profesional ocurrió en 1964 en la Pioneer League, categoría

Rookie

, con la camiseta de los Cowboys de Magic Valley, filial de los Gigantes de San Francisco. La referencia inicial de Graciliano Parra respecto a blanqueos en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional Venezolana data del 15 de octubre de 1965, el día inaugural de la temporada 1965-66. Navegantes del Magallanes versus Tiburones de La Guaira en el estadio de la Universidad central de Venezuela. En esa época los Navegantes del Magallanes eran una especie de

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cenicienta

en LVBP, se notaba una gran diferencia entre una alineación que incluía peloteros como Luis Aparicio, José Herrera, Ángel Bravo, José Cardenal, Jim Wynn, entre otros. Además el pitcher abridor de los Tiburones era el grandeliga Darrell Brandon, mientras que Graciliano era solo el sustituto del mejor pitcher del Magallanes en ese momento; Isaías Látigo Chávez, quien estaba en medio de una disputa contractual con la gerencia del equipo. Parra inició el juego regalando boleto a Ángel Bravo, luego concedió otro boleto a Graciano Ravelo en el tercer capítulo y en el quinto golpeó a José Herrera, esos fueron los únicos corredores  que permitió en los primeros nueve episodios del juego. Luego de retirar a los dos primeros bateadores en la apertura del décimo inning, José Martínez estrujó la joya de Graciliano con imparable al centro, de inmediato José Herrea bateó otro sencillo para poner corredores en primera y tercera base. El manager Tony Pacheco ordenó el doble robo, solo que una gran jugada del cátcher Owen Johnson y el camarero Marv Breeding permitió hacer out a Martínez en el plato. El blanqueo se concretó en el cierre de ese décimo inning, Mike Andrews inició con sencillo, avanzó a segunda base mediante toque de sacrificio de Leopoldo Tovar, Domingo Carrasquel recibió boleto intencional, y Victor Colina despachó imparable al centro para remolcar a Andrews y dejar en el terreno a La Guaira. En 1965, mientras jugaba para el Lexington Clase A en la Western Carolina League, Graciliano lanzó dos blanqueos, lo cual no deja de tener cierta relevancia al jugar para un equipo que terminó cuarto entre ocho. Entre los bateadores más destacados de la liga estaban  los futuros grandes ligas Al Oliver y Bob Robertson. Graciliano bordó otro blanqueo en la LVBP, esta vez ante los Leones del Caracas, la mañana del 11 de diciembre de 1966 en el estadio de la UCV. Por los melenudos el pitcher abridor fue Aurelio Monteagudo. Graciliano apenas permitió que se le embasaran cuatro corredores. El jardinero derecho Ed Spiezio negoció boleto en el cierre del segundo inning; el tercera base Steve Demeter la rodó por el medio del terreno para conseguir imparable en el cuarto episodio; el receptor Owen Johnson negoció otro boleto en el séptimo inning; y en el octavo capítulo al emerger por Monteagudo, Nelson Castellanos disparó línea imparable al centro, el segundo y último imparable de los caraquistas. Ningún corredor le pisó la segunda base. En la apertura del sexto inning Ed Stroud y Jim Hicks negociaron boletos ante Monteagudo y luego Luis Camaleón García remolcó a Stroud con lineazo imparable al centro, ese fue todo el respaldo que Graciliano necesitó para concretar su blanqueo. En 1968 lanzó dos blanqueos  con los colores de los Pericos de Puebla, un equipo que terminó cuarto en la Liga Mexicana AAA, también lanzó cuatro juegos completos. La temporada siguiente, con los mismos Pericos que en esa ocasión terminaron en sexta posición, Graciliano lanzó otros dos blanqueos mientras lanzaba 3 juegos completos. Su quinto y último blanqueo en la Liga Mexicana lo lanzó en la temporada de 1970 con los Saraperos de Saltillo que terminaron últimos en la división norte, se convirtió en el primer pitcher de ese equipo que lanzaba un blanqueo. Logró acreditarse cuatro juegos completos. El 12 de noviembre de 1967 tal vez ocurrió la última gran actuación de Graciliano Parra en la LVBP.  Aquella mañana dominical los Navegantes del Magallanes fueron home club ante los Leones del Caracas en el estadio de la UCV. Los melenudos ocupaban el primer lugar de la clasificación y se encontraban en una seguidilla de diez triunfos al hilo. Magallanes era un equipo incoloro que ocupaba el penúltimo lugar de la tabla. Se vislumbraba un enfrentamiento bastante disparejo porque además por el Caracas estaba anunciado el estelar Luis Tiant quien venía de ganar 12 juegos en la temporada 1966-67 y se había acreditado otra docena de triunfos con los Indios de Cleveland  en la temporada de grandes ligas de 1967. En el cierre del primer inning, Gustavo Sposito conectó imparable, pero fue out en la intermedia en intento de robo. Jesús Aristimuño entregó el segundo out. Walter Williams despachó imparable al centro. Sid O’Brien negoció boleto.

Passed ball

del cátcher Juan Francia llevó a los corredores hasta tercera y segunda base. Luego un

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

wild pitch

de Tiant permitió la carrera de Williams. Graciliano solo permitió tres imparables a la temible alineación caraquista. Los tres sencillos, de Victor Davalillo en el tercer inning, Cookie Rojas en el séptimo y José Tartabull en el noveno. Las otras libertades que permitió fueron dos boletos. De los 27 outs, 21 fueron roletazos al cuadro interior, cuatro se concretaron con elevados a los jardines, y dos resultaron ponches. Uno de los tres imparables también ocurrió dentro del cuadro. Alfonso L. Tusa C. 9 de octubre de 2021. ©

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD