La Liga Dominicana se vestirá de gloria para este lunes, tras un despertar de las Águilas Cibaeñas las cuales apuntan a hacer historia en la Serie Final, luego de caer en situación de 1-3 frente a los Gigantes del Cibao. El equipo amarillo ha tenido un resurgir histórico, para mandar la serie al mítico juego 7.

Las emociones sobre los fanáticos de las Águilas Cibaeñas se han hecho sentir luego del partido de la noche de este sábado, donde las manifestaciones atraves de las redes sociales por la tan grande fanaticada se han hecho sentir, posicionándose en las listas de tendencia las principales plataformas digitales, pujando a la victoria de su anhelado equipo de las Águilas Cibaeñas de cara al próximo lunes.

Los Gigantes del Cibao, por su parte se han notado rezagados en este último tramo de la Serie Final de la Liga Dominicana, quienes luego de ostentar tres victorias en la serie, han bajado al escalón más estaño, agridulce, pero aún con el aliento de ser campeones. El equipo de los potros en el encuentro del pasado domingo vinieron detrás de manera épica, donde alcanzaron dos vuelacercas por las vías de sus dos mejores hombres al bate (José Siri y Ronald Guzmán), aunque no fue lo suficientemente para alcanzar la victoria.

Los jugadores claves para la victoria del conjunto de las Águilas Cibaeñas de cara al partido del domingo, sin duda fueron los veteranos Yunesky Maya y el jardinero Juan Lagares, quienes con una actuación monticular para silenciar a los bates de los Gigantes, y el otro respectivamente conectar un cuadrangular con las bases llenas, fueron las apuestas claves para poder estar a centímetros de ser campeones, eso sin mencionar la constancia ofensiva que están consiguiendo los bates amarillos en los últimos juegos, manteniéndose conectando bastantes cantidad de imparables en los últimos juegos.

De las Águilas Cibaeñas consagrarse como campeones en el partido número siete de la serie, pautado para el lunes, sería la segunda vez en toda la historia de la Liga Dominicana que un equipo lograría superar un déficit de 1-3 en una Serie Final, uniéndose a los Leones del Escogido del 1987-88.

Mientras que por su lado los Gigantes del Cibao, estarían ostentando su a penas segunda corona de campeonato en su historia en la Lidom, terminando así con una temporada para entusiastas, superando múltiples barreras del camino, pero que al final, solo fueron un intentos fallido de querer superar su hambre y sed de triunfó. ¡Miren sus guías y acompañemos, porque tendremos juego 7! ¡Que viva el béisbol!

Informe:



Show Player