Everton y Liverpool dejaron como siempre un encuentro de alto nivel, así como también altísimo roce, tanto así que uno de los jugadores reds terminó lesionado y de gravedad luego de una entrada del portero Jordan Pickford, en la que se llevó por delante al defensor Virgil Van Dijk, pieza vital del conjunto dirigido por Klopp.

Luego de los exámenes realizados tras el 3-3 final, se reveló que el holandés estará de baja al menos seis meses, ya que la entrada violenta generó un gran daño que dejó como consecuencia la necesidad de operarle de los ligamentos en su rodilla derecha. Esta operación, siempre merma el rendimiento de los jugadores.

La baja sensible para el club puede significar un golpe fuerte de cara a la temporada en la que comenzaron con mucha fuerza, con VIrgil retomando el nivel que le hizo mejor defensa europeo en su momento y acercándose al Liverpool campeón de Europa hace dos temporadas, pero ahora será la pizarra de Klopp la qiue entre en juego.

El mercado de invierno, pocas opciones para fichar y una crisis económica por Covid, dejan en evidencia y desventaja al club para al menos medio año, sin contar el proceso de readaptación y todo si es que vuelve a su nivel, algo que solo Ronaldo, el fenómeno, hizo en su momento y no por mucho tiempo.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



Show Player