Guillermo Liñares -.

La consejera de salud de Cataluña, Alba Vergés, aseguró este jueves que el partido de octavos de final de la Champions League entre Barcelona y Nápoles se podrá jugar sin problemas en el Camp Nou el próximo 8 de agosto, y que no hay riesgo de que sea cambiado de plaza por el coronavirus.

El club azulgrana ha remitido un informe a la UEFA para asegurar la seguridad del partido: “Será un encuentro a puerta cerrada y se puede hacer de forma absolutamente segura”, ha insistido Vergés.

De esta manera, la UEFA dispone de todas las garantías necesarias para disputar el partido, y salvo un giro radical de los acontecimientos, es un hecho que el partido se disputará en el estadio del Barcelona.

La petición de la UEFA no es exclusiva para el Barcelona. El organismo europeo está analizando todas las sedes de los partidos de la Champions League para evitar complicaciones.



Show Player