Nuestro colaborador desde Cuba, Andy Lans, en entrevista exclusiva con Joel Apezteguía el goleador cubano que se convirtió en el primer jugador de la isla en jugar la Champios League

Cuenta la tradición, que en el año 301 d.C., Marino de Dalmacia abandonó la norteña cuidad itálica de Rímini huyendo de la persecución cristiana del Emperador Diocleciano.

Marino, se instaló en el Monte Titano donde aglutinó a una comunidad de fieles atraída por sus capacidades milagrosas. Tiempo después, la propietaria del territorio Donna Felicita permitió la estancia permanente de San Marino cuando este sanó a su hijo de una grave enfermedad.

Actualmente, la República de San Marino yace como la nación más antigua del mundo, y la tercera menor en cuanto a extensión territorial. 




 

En tan singular país, ha brillado desde 2018 Joel Apezteguía Hijuelos. Si bien el futbolista cubano no llegó a San Marino bajo el mismo susto de muerte que Marino de Dalmacia, tampoco la vida de Joel ha carecido de tribulaciones.

A los 24 abriles, Apezteguía representaba a su natal Habana en el Campeonato Nacional. En una de sus visitas a Cuba, el entrenador argentino César Luis Menotti vislumbró su talento. Sin embargo, el diestro delantero  debió rechazar el llamado de la Selección Nacional de fútbol sala, modalidad en la que también obtuvo excelentes resultados a nivel local, dado que su padre necesitaba una mano en el bar que administraba en España.

En tierras ibéricas, el antillano tuvo que dar clases de salsa y cargar pescado en un puerto hasta que un equipo de la Cuarta División decidió contratarlo por 600 euros mensuales.

Su constante deseo de superación le llevó a otras escuadras españolas como CF Ripollet, Manresa y CD Utiel. Eso, sin contar sus incursiones por las ligas de Moldavia, Noruega y Albania. 




 

Mientras militaba en el Nistru Otaci moldavo, Apezteguía dormía en una colchoneta bajo el techo de una casa en construcción, propiedad de su agente. En una ocasión, cruzó la frontera con Ucrania acompañado de un jugador brasileño y un encargado del club. A través del nevado trayecto, Joel corría el riesgo de recibir un tiro.

Una vez documentado y casado, Apezteguía se encaminó hacia Italia. Probó suerte en clubes de Serie D como AJ Fano, Chisola, Anconitana y Gassino, con este último, marcó 30 dianas en la temporada 2016-17 según informa el sitio Tuttocalciatori. Ningún otro cubano ha conseguido semejante cantidad de goles en competiciones italianas.

A partir de la 2018-19, Joel Apezteguía ha vestido los colores del SP Tre Fiori de San Marino. En su primera campaña, el habanero anotó 16 tantos a lo largo de 24 apariciones en el Campionato Sammarinese di Calcio

Ya en el pasado curso, el Tre Fiori se proclamó campeón de Liga, Copa Titano y Supercopa. A sus 36 años, Apezteguía marcó 13 goles y repartió 4 en un total de 19 encuentros. El dorsal 11, pasó a la historia como el segundo cubano en jugar la Europa League, y primero en alinear en la Champions.




¿Qué equipos te impresionaron más durante tu niñez y adolescencia?

-Me identificaba mucho con el Brasil de 1994. Jugaban muy bien en su momento. Pero si me preguntas por épocas recientes, considero al Barça de Pep Guardiola un paradigma del fútbol moderno.

Después de tu breve paso por el fútbol sala ¿Qué diferencias percibiste entre esa disciplina y el balompié practicado sobre césped?

-Me gustaba mucho el fútbol sala porque adoro tener el balón en los pies. Además, puedes tirar a portería desde cualquier ángulo del campo. Se juega a un ritmo más rápido con mayor cantidad de toques y goles.

>>En cuanto al fútbol de hierba, utilizo mi velocidad para aprovechar los espacios. Como en el futsal te cambian a cada rato, prefiero el fútbol once.

Cuba ha participado en cinco Mundiales de Futsal ¿Por qué razón consideras que han conseguido mejores resultados en el fútbol de salón?

-A mi entender, el hecho de que las principales figuras de la modalidad clásica pasen futsal ha causado esos buenos resultados.

En tu paso por las ligas de Moldavia, Albania y Noruega ¿Qué factores te costaron más a la hora de adaptarte?

-El frío me golpeó mucho. Las temperaturas bajaban a -23 grados Celsius. El idioma constituía otro impedimento, pero cuando practicas el lenguaje del fútbol, la pelota habla y se abren las puertas.

¿Qué características definen el fútbol de estos países con respecto al de España o Italia? 

-Ellos guerrean un poco más. Nunca se cansan de correr. Arriesgan mucho en el plano físico. Los españoles e italianos juegan de forma vistosa. Pasan más el balón, aunque en Italia las defensas son bastante complicadas.




 

¿Cómo la afición del Tre Fiori recibió el título de Liga tras casi una década de sequía?

-La fanaticada esperaba ganarlo desde hace mucho. Al pasar demasiado tiempo sin títulos, los seguidores empiezan a cuestionarse. Gracias a Dios, desde mi arribo al Tre Fiori he colaborado con goles importantes, incluso en finales.

El pasado 8 de agosto inauguraste la presencia cubana en la UEFA Champions League (UCL). Pese a que caíste 2-0 ante el Linfield de Irlanda del Norte. ¿Qué sensaciones experimentaste al escuchar en el terreno el himno de la UCL? 

-¡Bueno, ya sabes! Existe un gran tramo de oírlo por televisión cuando pequeño a presenciarlo en la cancha. Significa una experiencia maravillosa. Nunca pensé jugarla, lo soñaba, pero tenía que ganar torneos para ello.

¿Es el Tre Fiori el equipo de tus amores?

-Ahora mismo sí. He vivido grandes satisfacciones con esta camiseta. El club ocupa un lugar imperecedero en mi corazón. ¡El Tre Fiori y el Barça! (Sonríe)

¿En algún momento has recibido ofertas para venir a América?

-Un amigo me propuso ir a Estados Unidos cuando jugaba en Albania, pero con tal de no espantar el llamado de la Selección Cubana, decidí rechazar esa opción. 

>>Otro de mis contactos se comunicó con un dirigente del América, mas no era algo formal. Me hubiese encantado probarme en la Liga MX.

¿Existe la posibilidad de que representes al seleccionado de San Marino?  

-En primera, soy cubano. No me gustaría jugar por una nacionalidad que no sea la mía. En segunda, para obtener la residencia de San Marino debes acumular una buena cantidad de años en el país, contar con algún familiar o casarte.

¿A qué te gustaría dedicarte una vez retirado como futbolista?

-Me he anticipado a eso. Si decido colgar los botines, ya tengo un negocio en la playa.

Nunca has abandonado la fe en Dios durante tu carrera deportiva…

Mi madre me inculcó el cristianismo desde niño. Una amistad de La Habana me ayudó a comprender el evangelio y me regaló una Biblia.

>> Al cumplir los 30 años, la gente insistía en que me alejara del fútbol; sin embargo y contrario a lo que no pocos pensaron, a partir de los 30 he conseguido los mejores resultados de mi trayectoria como prueba de la fidelidad de Dios.

 

 



Show Player