Partido a muerte el que se esperaba en el Camp Nou entre Real Madrid y Barcelona y así fue, con dos equipos lanzados a todo en un momento delicado para ambos, sobre todo el Real Madrid, que apeló a su tradición ofensiva para volcarse de lleno ante su máximo rival y conseguir los tres puntos con marcador final de 3-1.

Muy rápido dejaron en claro que se jugaría al máximo el encuentro y al minuto 5, Valverde aprovechó un balón en el área para fusilar a Neto y adelantar al conjunto visitante, urgido de victoria incluso por su propio técnico. Pero la alegría duraría poco porque en casa había un equipo que tenía a Messi enchufado.

No marcó el argentino, pero sí vio a su pupilo marcar en su jugada favorita. Ansu Fati sería el encargado de marcar el gol 400 del Barcelona en clásicos, devolviendo la calma al Barcelona que al minuto 8 empataba el juego. Messi hizo de 10 para habilitar a Jordi Alba, que llegó a línea de fondo para meter un pase peligroso que el chico de 17 años aprovechó.

El primer tiempo se quedó en eso, en intentos, velocidad y mucho coraje en ambas escuadras, con Sergio Ramos siendo de los mejores una vez más y Messi diluyéndose en el juego conforme avanzaron los minutos. El arranque del segundo era una copia exacta, aunque cerca de la hora de juego, todo se rompió.

Balón aéreo al área culé y Lenglet sujetó la camisa de Sergio Ramos de forma clara, que con ayuda de la experiencia del camero se percataron en el VAR y tras consulta con el video, el árbitro principal decidió pitar la pena máxima. El capitán blanco no falló a su cita favorita, puso el 2-1 y se convirtió en el primer jugador en marcar de penal en el Camp Nou desde 2013, cuando lo hizo Cristiano Ronaldo.

Se creció el Madrid y lo intentó el Barcelona, con cambios en pro de conseguir el empate en su casa. Trincao, Dembelé, Braithwaite y Griezmann entraron desde la banca para revertir el juego, pero en frente tenían un equipo herido y con el cuchillo en los dientes, que salvo el cambio de Nacho por lesión, no modificó mucho lo ofrecido.

Cuando mejor estaba el Barcelona, se le olvidó que Modric ya estaba en cancha y así como el titular en su puesto, Valverde, marcó un gol, el croata no quería quedarse atrás y primero presionó como si tuviese 20, luego regateó a Neto en un auténtico baile de cadera y finalmente, con el exterior, mandó a guardar el 3-1 de la tranquilidad.

La victoria sirvió para que el Real Madrid desempatara los triunfos históricos entre ambos (97-96)  y extendiera la ventaja en triunfos de liga en clásicos (74-72), además de preservar el invicto de Zidane como técnico en Camp Nou, que con esta, llega a tres victorias e igual número de empates, sin derrotas.

En la acera del frente Koeman pierde su primer clásico y también por primera vez como técnico ante el Real Madrid, ya que su único duelo lo ganó dirigiendo al Valencia en la 07/08 con 3-2 en el marcador y doblete de David Villa. Messi, acumula seis clásicos seguidos sin marcar y el Barcelona, no gana en el Camp Nou ante el Real Madrid desde el 5-1 de la 18/19.

3-1 marcador final para el Real Madrid que aliviana las críticas y el nerviosismo, recupera sensaciones y mostró una buena imagen futbolística, en un partido que golpea fuerte al Barcelona y sentencia a Marcelo, Jovic e Isco, dado el nivel mostrado por sus compañeros.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



Show Player