Codere 🔥
Grandes Ligas
Beisbol
LMB
Box
NBA
Qatar

BEISBOL

MLB (GRANDES LIGAS)

El Olvidado Arte de Robar el Plato en el Beisbol

Por: elfildeo 16 de diciembre de 2020

Uno, dos pasos, el torso inclinado, las manos colgando casi hasta rozar el polvo anaranjado, el corredor mira de reojo hacia tercera base, nunca mira de frente al pitcher, deja que su instinto drene por los músculos, que los reflejos hiervan en la piel, que la sangre fría fluya como un río caudaloso, que la adrenalina pinche la punta de los dedos de las manos y los pies. Se trata de uno de los tantos juegos de ajedrez que implicaba el beisbol de otras épocas y ahora con la excusa de una supuesta evolución del juego ha sido dejado a un lado amputando otro de sus momentos excitantes. Los entendidos hablan de que ahora los pitchers abreviaron más de la mitad del wind up y por tanto están más atentos a los corredores, que el juego está más centrado en los batazos largos y no hace falta ese tipo de jugada. La segunda explicación suena más cónsona con la realidad actual, la primera cede ante la cada vez más especializada imagen del pitcher actual concentrado en únicamente lanzar hacia el plato, hasta el punto de que algunos lanzadores parecieran haber olvidado como quedar armados para atacar cualquier batazo por sus predios al terminar la mecánica del lanzamiento.

more

  • EL PARTICULAR DUELO DE PITCHEO ENTRE JOAQUÍN ANDÚJAR Y BILL LEE
  • Uno de los robos del plato más memorables y polémicos fue el ejecutado por Jackie Robinson en el primer juego de la Serie Mundial de 1955. Yogi Berra, el cátcher de los Yankees, dijo hasta que falleció que había tocado primero a Robinson antes que tocara el plato, que él árbitro se había equivocado. Sin embargo, los propios compañeros de Berra reconocieron al ver las fotografías que el árbitro sentenció de manera correcta, que Robinson había aterrizado en el plato sin que Berra lo hubiera alcanzado. Tan conectado, tan entremezclado estaba el robo del plato con el desarrollo de un juego de beisbol que formaba parte de la estrategia formal del manager junto al bateo y corrido, el squeeze play, el doble robo, el toque de sacrificio, dragar la pelota entre primera base, segunda y el montículo, y tantos otros movimientos que hoy son solo un lenguaje muerto que también ha decretado la muerte de la parte más atractiva del juego, una práctica en desuso para desgracia del beisbol.

    Entre los peloteros de épocas recientes más destacados a la hora robar el plato destaca el panameño Rod Carew, quien es el único de esas épocas en codearse con los lideres de todos los tiempos. Ocupa el puesto catorce igualado con Eddie Collins y Larry Doyle con 17 robos del plato, el único otro pelotero de épocas recientes en esa lista es Paul Molitor con 10 robos. Carew dice que todo empezó en las entrenamientos primaverales de 1969 cuando Billy Martin su manager en los Mellizos de Minnesota lo animó para que practicara la jugada. Se fue con él hacia la raya de tercera y pidió que varios pitchers con diferentes wind ups hicieran su rutina monticular, Martin le mostró como observar los detalles de cada movimiento del pitcher, como empezar a tomar los pasos al despegarse de la base y cuando arrancar. Carew considera que convertirse en maestro del robo del plato fue uno de los logros más satisfactorios de su carrera, al mismo nivel de sus más de 3000 imparables y de la temporada cuando estuvo cerca de batear para .400. “Sabían que lo iba a hacer, pero no podían detenerme”, dijo Carew en su autobiografía.

    “Billy me había dicho que mientras más lejos estuviera el tercera base de la almohadilla, más distancia podía alejarme de la base, eso fue lo que hice en el segundo juego de la temporada de 1969, jugábamos contra los Reales de Kansas City que tenían en el montículo a un pitcher de brazos muy largos llamado Roger Nelson, lo apodaban Spider (Araña) y tenía un wind up donde movía el brazo de lanzar como un molino de viento. En el quinto inning, perdíamos 3-2, yo estaba en tercera base con dos outs y el bateador era Graig Nettles. La Araña Nelson hizo un largo wind up le tomé el tiempo, y Nettles dejó pasar ese envío, hice la seña de que iba para el plato, Nettles y Martín leyeron el mensaje. Cuando la Araña empezó con su movimiento de molino salí hacia el plato, Nelson se sorprendió y lanzó alto, me deslicé para anotar el empate. Ese fue mi primer robo del plato en las grandes ligas”. Esa temporada Carew igualó la marca de Ty Cobb de más robos del plato en una temporada en la Liga Americana con 6, y también la de Pete Reiser en toda MLB que había establecido en 1946 con 7. Estuvo a punto de establecer una nueva marca para MLB pero el árbitro del plato lo sentenció out en una jugada que hasta el cátcher apreció quieto.

    Alfonso L. Tusa C.

    Fuentes y referencias:

    _Post, Paul. Lucas, Ed. Stealing Home. A Lost Art in Today’s Game. Baseball Digest. August 2002. Pp. 57-58, 61.

    display Banner Mobile/AMP

    (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

  • Síguenos en Google News
  • Telegram
  • O Instagram
  • O vente a platicar de beis en nuestro grupo de WhatsApp
  • Todas las noticias, rumores y las mejores jugadas de Grandes Ligas
  •  

     

     


    Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: