Ya es un hecho que los Cocodrilos de Matanzas están otra vez en la postemporada de la pelota cubana y si habían dudas sobre su posible clasificación, con el triunfo de este martes 9-5, ante los Vegueros de Pinar del Río, vuelven a lanzar con fuerzas su candidatura al título nacional.

En los últimos diez años, los Cocodrilos han estado nueve veces en la etapa de Play Off, sumando, además del título de la Serie 59, dos subtítulos y par de terceros lugares.

Sin dudas se trata del mejor equipo del béisbol cubano en esta década y ya muchos hablan de una nueva dinastía en la pelota nacional.

Con su victoria, la número 42 de esta campaña, los yumurinos además se ratificaron en el tercer lugar de la clasificación general y restándoles solo tres juegos, cuentan con grandes opciones para mantener esa posición o al menos el cuarto lugar.

La incorporación de hombres como Ariel Martinez y Yurisbel Gracial, ambos contratados en la Liga de Béisbol de Japón, así como de Erisbel Arrebarruena, contratado en la Liga Mexicana del Pacífico por los Algodoneros de Guasave; ha tenido un impacto total en el rendimiento ofensivo del equipo muy mermado hasta finales de diciembre.

Ha sido un torneo fuerte, de nivel, marcado por altas y bajas en el rendimiento y en medio de un contexto donde la covid 19 ha trastocado las dinámicas globales. A ello no ha escapado el equipo matancero y el mánager Ferrer ha dado una muestra más de su capacidad y su sapiencia al sortear la clasificación sin ninguna de sus piezas claves, incluidos, Yoannis Yera y Noervis Entenza, sus dos lanzadores de cabecera.

Con la incorporación en unos días del jardinero, Yadir Drake, los matanceros se verán reforzados aún más en todas sus líneas.

Si existían dudas sobre la clasificación, estas quedan despejadas y solo resta esperar a los Play Off para ver como Armando Ferrer resuelve el problema de armar su poderosa alineación.



Show Player